• Regístrate
Estás leyendo: Buena iniciativa, mal implementada
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 02:07 Hoy

Mercados en perspectiva

Buena iniciativa, mal implementada

Manuel Juan Somoza

Publicidad
Publicidad

Es una pena que una iniciativa tan importante como terminar de una vez por todas con el robo de combustible que está desangrando a la empresa estatal más importante que tenemos, que es Petróleos Mexicanos (Pemex), se haya implementado con tanta torpeza; terminar con esta práctica nefasta yo lo entiendo como un proyecto de la mayor importancia para Pemex y para México; los grandes proyectos
requieren de planeación y de estrategia, y deben abarcar todos los aspectos necesarios para que sean exitosos.

El robo de combustible es un problema nacional de enormes dimensiones que se ha presentado en forma creciente en casi todo nuestro territorio; la decisión de finiquitarlo merece todo el apoyo de la ciudadanía, pero también es un tema complejo que debió ser debidamente considerado antes de tomar las acciones correctivas.

Si el remedio, o parte de éste, es cambiar en forma temporal o permanente los sistemas de distribución, implica un reto enorme para contar con las alternativas que permitan ir solucionando el problema sin provocar desabasto por este cambio de sistema.

Era necesario reforzar los inventarios estratégicos que permitieran a la población y a las unidades productivas no sufrir por esta estrategia, amén de que lo más razonable hubiera sido hacerlo por etapas; por supuesto, hay prisa, pero los procesos requieren tiempos de planeación y de implementación.

Apresurarse muchas veces resulta contraproducente, como parece ser el caso que se está viviendo ahora; estoy seguro que en las estructuras del Estado, o fuera de ellas, existen expertos en logística y operación que con un lapso de tiempo razonable podrían haber puesto todo este gran programa en marcha, sin ocasionar caos.

El Presidente de la República es el detonador de la iniciativa, pero no es él quien la tiene que implementar, para eso están los funcionarios responsables de estas actividades; yo no sé si es la Secretaría de Energía o el director general de Petróleos Mexicanos los que tienen que llevar a buen término esta importante misión, pero no tengo claro a quién se le encargó este proyecto.

Además se debería contar con un programa de comunicación para informarle a la sociedad qué se está haciendo, para dar la tranquilidad con hechos de que todo el que necesite gasolina la va a obtener; el programa debe de considerar un sistema de medición de resultados por parte de alguien en el gobierno que tenga la credibilidad para mostrarle al público los avances, y por supuesto tenerlo informado de quiénes son los responsables de este saqueo con el fin de que las instituciones de impartición de justicia empiecen a hacer su labor.

Esto no puede quedar impune, es importante dar muestra ejemplar castigando a los ladrones así como a quienes distribuían el producto robado.

Estoy cierto que nada de lo que se debía hacer se hizo, pero no es tarde para rectificar; lo importante es comunicar con la verdad cómo y cuándo se restablecerá la distribución, cerrar filas con los gobiernos estatales y enfrentar el problema con diligencia.

Y sí, se debería remover de sus puestos a quienes no hicieron bien su tarea; tantos errores no fueron casualidad, ¡falta de juicio y capacidad son evidentes!

info@cism.mx
@CISomozaMusi

www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.