• Regístrate
Estás leyendo: Víctimas de nosotros
Comparte esta noticia

La Silla

Víctimas de nosotros

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

Días de tremendo calor, de contaminación sin misericordia, de tráfico terrible. Son los días habituales en las grandes ciudades del país, y Guadalajara no está exenta, por supuesto.

Los ciudadanos somos víctimas de nuestras propias decisiones y de nuestra propia necesidad de una comodidad mal entendida.

Los males que vivimos de manera cotidiana son porque hemos construido ciudades que cada vez son más difíciles de controlar, y se vuelven contra nosotros mismos. Queremos vivir en ciudades donde todo esté a la mano y cerca de nosotros. No queremos renunciar a estar lejos incluso de lo que no necesitamos.

Sólo así entiendo casos como el de quien esto escribe. Nacido en Guadalajara, me fui junto con mi familia a dos ciudades medias donde la vida cotidiana es bastante amable y tranquila: Morelia y Pachuca. En esas dos ciudades vivimos trece años tranquilos pero al final, con el pretexto de mejores oportunidades de trabajo, regresé a una hermosa ciudad de Guadalajara donde disfruto de mi familia y de mis amigos, pero pago una enorme cuota en horas de tráfico, en inseguridad, en climas extremos y en precios más altos que en donde antes residía.

Y como ocurre en mi caso, ocurre con muchos, con miles de otros. Nos negamos a abandonar el estrés de las grandes ciudades porque en ellas tenemos decenas de centros comerciales, cines de todo tipo, restaurantes en cada esquina y lugares de cultura y entretenimientos que no hay en ciudades pequeñas... aunque no nos alcance el tiempo para disfrutarlas a plenitud.

Lo ideal sería que en México, y en Jalisco, se hubieran desarrollado ciudades medias tan bien conectadas, que pudiéramos vivir en ellas con la confianza de que la capital del estado estaría relativamente cerca en auto, en autobús o en tren. Ciudades en las que pudiéramos vivir con la tranquilidad de no tener que manejar más de media hora para llegar a lo más alejado de nuestro destino, y en las que la calidad de vida fuera más que satisfactoria.

Pero queremos vivir en las grandes ciudades. Y ese deseo difícilmente se irá.

twitter: @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.