• Regístrate
Estás leyendo: Tragedia... ¿lección aprendida?
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 13:36 Hoy

La Silla

Tragedia... ¿lección aprendida?

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

La tragedia ocurrida el pasado 16 de febrero en Santiago Jamiltepec, Oaxaca, debe de una vez por todas obligar a las autoridades a reflexionar sobre sus protocolos de uso de helicópteros oficiales.

Me refiero al desplome, hace apenas unos días, del helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana en la que viajaban el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, y el gobernador de Oaxaca, José Murat. La aeronave viajaba de noche y cayó cuando su piloto buscaba aterrizar en una zona afectada por el sismo del pasado 16 de febrero. Por desgracia de todos, la nave cayó sobre un grupo de vecinos que dormía al aire libre por temor a un nuevo temblor, por lo que el accidente aéreo cobró la vida de trece personas en tierra.

Y es que el accidente en helicóptero de Navarrete y Murat se produjo en condiciones poco propicias para un vuelo de supervisión. Era de noche, el terreno donde se pensaba aterrizar estaba seco (lo que levantó una enorme nube de polvo), y además, había en el sitio personas y vehículos. Una mala decisión, pues.

¿No podían las autoridades civiles esperar a que amaneciera? ¿Era tan urgente su presencia en la zona que tenían que volar de noche y sin mayor logística en tierra?

El accidente me hizo recordar dos sucesos similares que cobraron la vida de dos secretarios de Estado en gobiernos diferentes: la muerte de Ramón Muñoz (Seguridad Pública), en el gobierno de Vicente Fox, y el de Francisco Blake (Gobernación) bajo el gobierno de Felipe Calderón. En ambos casos los secretarios viajaban en helicópteros oficiales, y se accidentaron de manera fatal al intentar cruzar nubes o bancos de niebla en zonas montañosas.

Entiendo que el Ejército es disciplinado y profesional, y que intenta cumplir siempre con lo que se le pide, pero las autoridades castrenses tendrían que ser más firmes para negarse a transportar a autoridades civiles en condiciones poco propicias, y los secretarios de estado, por su parte, tendrán que aprender a disciplinarse y reconocer con humildad que no son todo-poderosos, y que no siempre podrán viajar de noche, o entre bancos de niebla, o bajo lluvia.

La lección debe ser aprendida: los secretarios federales no deben viajar a cualquier costa para hacer labores que podrían esperar unas horas; o en su caso, deben hacerlo por vías que expongan menos su integridad, su investidura y, lo más importante, la vida de otros.

El banquillo

Demostración.- Margarita Zavala visitó Guadalajara ayer para recolectar firmas para su candidatura independiente a la presidencia. La ex primera dama ya cuenta con las firmas requeridas, pero mantiene su campaña para sumar más adeptos y, como no queriendo la cosa, intentar minar un poco al panismo local en beneficio de su causa.

manuel.baeza@milenio.com

twitter @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.