• Regístrate
Estás leyendo: Cambiemos los nombres
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 20:59 Hoy

La Silla

Cambiemos los nombres

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

Hagamos caso a la diputada verde Teresa Ramos Arreola, y quitemos de las calles de nuestra ciudad los nombres de Cristóbal Colón, y de Hernán Cortés. Y de una buena vez eliminemos la estatua del ya no tan insigne navegante.

La propuesta de la legisladora es para la Ciudad de México, donde vive y representa a su partido, pero podemos aplicarlas aquí, en Jalisco. Su argumento es que dichos personajes “representan el abuso de poder y asesinatos de nuestros pueblos originarios”.

Entrados en gastos, debemos eliminar también los nombres de personajes católicos en las calles de la ciudad, porque siguiendo el razonamiento de la diputada verde, y también de políticos de Morena, los conquistadores católicos impusieron la religión “con la espada y con la cruz”. Adiós calles y avenidas con nombres de santos, papas y otros líderes religiosos.

Pero seguro existen más afrentas de alguien hacia los pueblos originarios. Y pienso entonces en que los aztecas, mayas y otras naciones fueron crueles contra pueblos menos poderosos. Así que más vale sustituir también los nombres de las calles con nombres indígenas. Nada de Coras, Aztecas, Seris o Toltecas. Tampoco habrá calles Cuauhtémoc, ni Moctezuma, ni Cuitláhuac.

Y como los estadounidenses tampoco han sido muy amables con los mexicanos, al menos políticamente, despidámonos de las calles como Washington o Lincoln. Igual podremos eliminar los nombres de las calles de la colonia Providencia, por ejemplo, que representan a países de la Europa colonizadora. Y así, y así.

Obvio. Podemos también quitar nombres que recuerdan a gobernantes (de cualquier partido). Y los de futbolistas de las Chivas... Ok. Y también del Atlas, y demás.

Propongo, en el mejor ánimo, que las calles no tengan nombre, sino número; como ya ocurre en algunas zonas de la ciudad. Dividamos la zona metropolitana en cuadrantes, y que cada una se represente con una letra. Así habrá calles 1A , o 1B, o 1C, y sus respectivos cruces. Calle 3A, entre la 2 y la 4.

Así, asumo, no habrá problemas ideológicos... Salvo que alguien se queje de que usamos el alfabeto latino; y que otros se opongan al uso de los números arábigos. ¡Qué problema!.

twitter: @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.