• Regístrate
Estás leyendo: La ciencia como vida posible de las mujeres
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 18:12 Hoy

Columna de Ma. de Lourdes Patiño Barba

La ciencia como vida posible de las mujeres

Ma. de Lourdes Patiño Barba

Publicidad
Publicidad

Hace años organicé una mesa redonda sobre “mujeres en la ciencia”. Una de las panelistas era una doctora en matemáticas que se había construido un buen prestigio profesional por su trabajo de investigación. Una chica de secundaria le preguntó por qué había decidido estudiar matemáticas y cómo había conseguido hacer un doctorado y dedicarse a la investigación. La doctora habló sobre cómo se dio cuenta de su interés por la geometría, de cómo consiguió una beca para estudiar en el extranjero y de cómo finalmente, se insertó en un centro de investigación, que resultó una buena comunidad de trabajo que le dio oportunidades para desarrollarse desde hacía casi dos décadas. Cerró su mensaje con una invitación a la audiencia: ser perseverantes y buscar alternativas para alcanzar lo que se desea. La joven de secundaria se veía entusiasmada.

Terminado el evento, ya tras bambalinas, las panelistas comentaron sobre la pregunta de la chica. La mujer matemática compartió que no quiso mencionar que poco antes de inscribirse al doctorado se casó y que la decisión en pareja fue que sólo su esposo, también matemático, comenzara su posgrado. Ella debió esperar varios años para retomar su carrera, una vez que el hijo de ambos comenzó la escuela.

El 8 de marzo se conmemora desde hace 90 años el “Día Internacional de la Mujer” para recordar las diversas luchas que las mujeres han dado a lo largo de la historia para alcanzar el pleno ejercicio de sus derechos humanos y para construir igualdad de condiciones entre mujeres y hombres. Cuando se habla de cuestiones de género, muchas veces los temas se centran en la violencia contra las niñas, jóvenes y mujeres, que si bien es un tema muy relevante que no se debe dejar de trabajar, no es el único: hay otros tópicos que también podrían resultar dolorosos si se piensa en la muerte prematura de “las vidas posibles” a las que renuncian muchas mujeres por no tener, como lo dijo la doctora en matemáticas, la suficiente perseverancia y/o por no encontrar condiciones favorables para dedicarse a aquello que desean y alcanzar un desarrollo profesional pleno, que tenga impacto y reconocimiento social.

Una vida posible para las mujeres es hacer una carrera en alguna ciencia o ingeniería, que si bien es vivida por cada vez más mujeres, aún presenta un camino empedrado, como lo muestran datos de distintas fuentes:

La ONU reportó que entre el 2014 y el 2016 las mujeres ocuparon menos del 30 % de los puestos de investigación y desarrollo en todo el mundo.

En México, el 33 % de las personas dedicadas a ciencia son mujeres, y que en ingeniería, sólo representan el 12 %. Lo anterior en consistencia con el hecho de que menos de un tercio de las estudiantes eligen carreras vinculadas a ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas (ONU).

La participación de las mujeres decrece notablemente en los más altos puestos de decisión del sector ciencia y tecnología, según la Cátedra Regional UNESCO. Mujer, Ciencia y Tecnología en América Latina.

En una investigación de la Fundación L´Oréal “Por mujeres en la ciencia”, se encontró que del 30% de mujeres que son investigadoras, sólo el 11 % de ellas ocupan cargos académicos altos, y que aproximadamente el 3% ganan un Premio Nobel en ciencias (Física, Química, Fisiología y Medicina).

Si bien las barreras relacionadas con los estereotipos de género en el ejercicio de la ciencia han ido cediendo poco a poco, aún persiste una segregación vertical.

http://www.citnova.hidalgo.gob.mx/

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.