• Regístrate
Estás leyendo: Llegarán los pleitos
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 07:14 Hoy

Vida cotidiana

Llegarán los pleitos

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Si en Torreón todavía los taxistas no aceptan a las unidades Uber, ahora que fue autorizado el ingreso de este servicio de transporte a Gómez Palacio y Lerdo, lo más seguro es que los choferes de los autos de alquiler de esos municipios habrán de protestar y seguramente no lo harán en forma pacífica. 

La llegada de los Uber al estado de Durango, es una oportunidad de autoempleo, por lo que se espera que en poco tiempo el transporte particular empiece a funcionar, mismo que ofrece un viaje privado para ir al trabajo, a la escuela, a una actividad social o un regreso al hogar, sin ningún contratiempo y en vehículos de reciente modelo, además con clima. 

Fue David Mínguez, gerente de comunicación de Uber, quien dio a conocer la noticia, puntualizó que a partir de ya, estarían trabajando en Gómez Palacio y Lerdo.

En antaño, los taxis de Torreón no podían cruzar el Nazas y viceversa, tampoco las unidades del lado de Durango podían pasar a tierras coahuilenses. 

Era algo que no se podía creer que sucediera en una zona metropolitana, además eran como reglas no escritas que todos respetaban. 

Después vino la inseguridad y mucho menos ingresaban taxis de Gómez Palacio a Torreón y de Torreón a Gómez Palacio, por lo que familias que acudían a alguna reunión familiar se quedaban atoradas en medio de ambas ciudades, tenían que bajarse en los cruces, para ahora sí tomar taxis que los llevaran a sus destinos en ambas ciudades. 

Este servicio de Uber no cabe duda que es una buena opción, que a muchos habitantes de Gómez y Lerdo les caerá como anillo al dedo, pero a los dueños de los taxis, así como a los choferes, es un cubetazo de agua fría, por lo que no se duda que vayan a quedarse callados. 

Primero, habrán de alzar la voz, exigir a las autoridades que no dejen que los Ubers lleguen, ya que los ven como una competencia desleal, los cuales habrán de afectarlos directamente en su bolsillo. 

Esta es una historia que apenas empieza, hay que esperar para ver qué sucederá, si las autoridades mantendrán su postura de dejar trabajar a las unidades de Uber o bien, ante la presión de los taxistas establecidos, doblarán las manos. De que algo nada bueno se avecina, ni duda cabe. 



walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.