• Regístrate
Estás leyendo: El infortunio de ser peatón
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 09:53 Hoy

Catarata

El infortunio de ser peatón

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

El asunto se recuerda más por el inconveniente de tránsito que causó: la fila de automóviles en Morones Prieto llegaba hasta Gonzalitos sin ser hora pico. La Policía acabó improvisando salidas hacia el carril ordinario. El problema estaba en el exprés.

Muy cerca del crucero con Garza Sada, un vehículo había arrollado a un hombre de cierta edad que cruzaba por ahí. Lo había lanzado más de diez metros a morir a un lado. El automovilista huyó.

Historia nada excepcional, por desgracia. No voy a hablar de estadísticas. La víctima, identificada por su credencial del Inapam, con mochila y vestido casual y pulcramente, era un hombre mayor que por alguna razón decidió atravesar la avenida en ese punto.

No debió haber cruzado por ahí, dijo con razón la gente. Pero si lo hubiera hecho por Garza Sada, tampoco hubiera estado seguro.

Nuestra ciudad es para automovilistas, no está pensada para peatones. Imagine que usted es un peatón que sale de la clínica de Ginecología y camina hasta la esquina de Garza Sada y Morones Prieto porque tiene que tomar un camión hacia Guadalupe. Si lo hace por la acera oriente (recuerde que va hacia el sur) se topará con una fila de bólidos que giran a su derecha para tomar la rizada rampa hacia Constitución. Nadie lo dejará pasar, desprovisto peatón (y pobre del que lo intente). Pero eso no es todo. Llegará usted a cruzar el carril que sube desde Morones. Y después lo peor: atravesará la curva de doble ancho donde los que vienen por Garza Sada giran hacia Morones Oriente. Imposible.

Y si quiere hacer todo este circo por la acera de enfrente, se topará con una historia similar. La banqueta se acaba, punto, y se encontrará entre automovilistas que buscan desesperadamente, desenfrenadamente, acomodarse en un carril distinto al que en ese momento los lleva. Es más seguro ser alpinista en Los Andes.

¿Nos quejamos del crecimiento del parque vehicular? Bueno, aquí nadie quiere ser peatón, nadie quiere ser considerado en su tierra un ciudadano de segunda. En cuanto puedas, cómprate un carro: ese parece ser el mensaje.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.