• Regístrate
Estás leyendo: ¿Aire limpio? A trabajar...
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 23:43 Hoy

Catarata

¿Aire limpio? A trabajar...

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

Insisto: para limpiar el aire lo peor que podemos hacer es echar cortinas de humo. Hay que mantener una sana discusión sobre lo que se sabe y se busca al respecto. Lo que sigue es una mera invitación a enterarnos y, por supuesto, a que nos vayamos corrigiendo.

¿Qué nos hace daño del aire que respiramos en Monterrey? Fundamentalmente estamos hablando de partículas suspendidas en el aire menores a 2.5 micras (PM2.5), que tienen una alta capacidad de penetración en las vías respiratorias. Son cien veces más delgadas que un cabello humano. Tienen efectos graves en la salud por su composición química.

La medición de partículas PM 2.5 es ahora la mejor forma de evaluar la calidad del aire, y no solo la de PM10, partículas que no penetran en el cuerpo con tanta facilidad, pues una gran parte se detiene en las mucosas.

¿De dónde provienen? Los estudios del área metropolitana indican que las llamadas fuentes fijas (básicamente industrias) emiten el 67% de las partículas PM 2.5 y el 45% por ciento de las PM10 que respiramos.

Las fuentes de área, tierras sin vegetación, producen, con ayuda del viento, el 23% de partículas PM2.5 y el 50% de PM10. Y los vehículos producen 7% de PM2.5 y 3% de PM10).

¿Y los remedios? 1) Los momentos en que aquí empeora la calidad del aire suelen ser los fines de semana y las noches. Y casi siempre se registran en las estaciones de Universidad, Apodaca y García. Esto quiere decir que las partículas provienen de la industria. Faltan mejores normas y mucha mayor vigilancia. Y voluntad del sector privado y el gobierno.

2) Las prácticas de construcción. Desmontar lo indispensable y humectar lo desmontado. Y transporte adecuado... ahí está la ley.

3) No estorbaría una acción para disminuir las partículas provenientes de vehículos, aun si se lograra seguiríamos contaminados. Y sí estorbaría un programa de verificación, pues desviaría la atención de lo realmente importante.

Ojo, el monóxido de carbono de los vehículos se transforma rápidamente en la atmósfera. No nos afecta. No estamos en un garage.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.