• Regístrate
Estás leyendo: Otras formas de vida en la Democracia
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 07:48 Hoy

Mirada en la red

Otras formas de vida en la Democracia

Luis A. Guadarrama Rico

Publicidad
Publicidad

Como en distintas ciudades, antier sábado 23 la Ciudad de México vivió la celebración anual número 40 del Orgullo Gay. Es innegable que con cada manifestación –hoy chispeante y diversa—adquiere mayores dimensiones no solo por lo que respecta a su visibilidad y cobertura transmediática, sino por los temas que se exponen a lo largo de la marcha, en diversos puntos del recorrido.

Música, baile, disfraces, bullicio, erotismo, provocación carnavalesca que desafía alas mentalidades reaccionarias en este país. En toda Asia, gran parte de Estados de Europa del Este y, prácticamente en toda África, permanece el oscurantismo en este rubro. El tiempo tiene distintas edades.

El movimiento por los derechos Lésbico, Gay, Travesti, Transexual, Transgénero, Intersexual, Queer (LGBTTTIQ) tiene logros y, como toda lucha-resistencia, asuntos pendientes; unos más se han quedado en el cajón del sí, pero poco o nada en la realidad; peor aún, otros en la “improcedencia” jurídica. Por ello, en 28 entidades de México reina el localismo que escupe oscurantismo, al impedir el homo-matrimonio civil y la adopción por dichas parejas.

Fueron los activistas, especialmente los homosexuales masculinos, quienes presionaron para que se brindara atención médica a quienes durante la década de los 80 estaban muriendo a causa del sida. Los militantes gays y sus férreas voluntades lograron que las personas que vivían con VIH recibieran, sin costo para los pacientes, tratamiento con antirretrovirales y, por ello, muchas personas hoy continúan con vida.

Actualmente se brinda acceso a los servicios de salud pública a quienes viven con VIH, a mujeres y hombres trans. La realidad es que falta mucho por hacer, en tanto al personal de salud, como a la mayoría de la población, le falta muchísima concienciación para desprenderse de la visión heterosexista que llevan en sus unidades mínimas de información;“memes”, como dice Richard Dawkins.

Dentro de la educación, la familia, la religión y las leyes, viajan los memes del estigma y la discriminación hacia todo aquello que vive fuera del pensamiento hetero normativo. Ahí está el enemigo. Toda democracia tiene la responsabilidad de incluir la visión y los derechos de las minorías. Y esos derechos, en tanto democracia, no se votan ni se consultan. Se respetan.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.