• Regístrate
Estás leyendo: El factor humanista de la medicina (2)
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 02:15 Hoy

Ciencia y política

El factor humanista de la medicina (2)

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

¿Dónde está?”

Actualmente observamos una tendencia comercial de carácter hospitalario, a través de los llamados seguros de gastos médicos, que han transformado el humanismo, hecho medicina, en comercio, que aunque legítimo, es moralmente ilegítimo, pues la salud es uno de los beneficios que Dios nos otorgó naturalmente.

Así, la salud se ha convertido en un ente reservado a lo privado, y aunque continúan existiendo instituciones que salvaguardaron algunos visionarios, como el Seguro Social, en la práctica privada se ha perdido el afecto, la atención, el tocar al paciente en la mano y tratarlo como a un hermano.

En algunas instituciones todavía se conserva algo de eso, como en el hospital Universitario, donde todavía se destinan recursos para quienes no tienen capacidad económica para atenderse, pero en casi todas las instituciones, la frialdad de “tienes, pagas… no tienes, Dios te bendiga” y te mandan a las llamadas instituciones de seguridad social o al Seguro Popular, que desgraciadamente no tienen la calidad que exige la medicina en la actualidad.

Hago un llamado a mis ex alumnos y a mis ex compañeros médicos, para que aunque no sea fácil, conservemos a Nuevo León como un nicho en donde el amor, el ritual de escuchar al enfermo y tocarlo, no sean desplazados por la tecnocracia de la imagen o la frialdad de las nuevas técnicas, que hacen a un lado a los médicos que actúan como Gonzalitos, al que le decían: “¿Cuánto le debemos, doctor?”, y él respondía: “Lo que puedas pagar, y si no tienes, mándame una gallina para comer sabroso”.

Es decir, el médico sabía que tenía que vivir, para lo cual necesitaba cobrar, pero entendía que su vida no dependía exclusivamente del fenómeno mercantil y que de él sí dependían muchas vidas, entonces, su marco moral se comportaba adecuadamente.

Ahora voy a los hospitales y veo a las enfermeras, cuya licenciatura fundé hace muchos años, a quienes no les pagan adecuadamente; percibo en los ojos de los médicos que pasan visita, la prisa y veo la indiferencia de no tocar el abdomen, de pensar solo en el diagnóstico y en la técnica del mismo, sin ver al enfermo en forma integral, con su familia, sus problemas y sus carencias, imperando la frialdad ártica en el trato médico-paciente, con excepciones por supuesto.

En fin, veo un mar sin esperanzas en donde el amor no va a ser el hermano mayor de la medicina y la medicina va a salvar a los ricos y a dejar morir a los pobres.

luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.