• Regístrate
Estás leyendo: Un gran juego de pelotas
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 01:45 Hoy

Desde mi rincón

Un gran juego de pelotas

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

La tierra, esa pelota medio achatada compuesta de arenas, rocas, agua, fuego, gases y muchas otras cosas, es en términos siderales, como una microscópica partícula estelar que a manera de una minúscula nave espacial, viaja por el universo a razón de 792,000 km x hora, llevando encaramados encima de ella, a todos los seres vivos o muertos que alguna vez la hayamos habitado.

Al mismo tiempo, otras 8 pelotas espaciales hechas de los mismos o parecidos materiales se mueven en la misma dirección y velocidad, todas “colgadas” gracias a la fuerza gravitacional, de una estrella central a la llamamos el Sol, la única fuente de energía termonuclear de este conjunto de cuerpos celestes llamado Sistema Solar.

Este sistema se encuentra junto con otros 500 sistemas similares (los descubiertos hasta ahora de un estimado de 100,000 millones de sistemas solares), en un pequeño rincón de un cúmulo de sistemas denominado galaxia, que en este caso lleva por nombre Vía Láctea (por aquello de la mitológica leche de Amaltea que derramó Zeus) , la que a su vez con todos esos sistemas, se desplaza a 1,987,000 km x hora, junto con otras 40 galaxias llamadas Grupo Local, todas en dirección al centro gravitatorio conocido como el Gran Atractor.

Este Grupo Local y con él la Vía Láctea, orbitan en torno a un centro gravitacional de 10 millones años luz. 

Nuestro sistema solar con sus 9 pelotas completa su órbita al centro de la galaxia cada 250 millones de años y nosotros en La Tierra orbitamos al Sol cada 365 días y entonces celebramos nuestro “feliz cumpleaños”, o sea, una vuelta más al sol de las 77 que se supone que en promedio tenemos fisiológicamente programadas.

Al pensar en cómo se mueve todo este enjambre de pelotas cósmicas sin colapsar como en un juego que tiene un inexplicable orden superior, (“El no jugó a los dados” decía Einstein) y darme cuenta de lo escasas que son las poquitas vueltas al sol de que disponemos, me hacen difícil entender cómo la ambición y deseo de poder desmedidos de algunos cuantos, hacen de este mundo pródigo un lugar cada vez más difícil de vivir.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.