• Regístrate
Estás leyendo: Sonreír o llorar
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 21:55 Hoy

Sonreír o llorar

Publicidad
Publicidad

Una vez más, las campanas de la iglesia irrumpen con su tañido en el silencio matinal llamando al primer servicio religioso de la mañana. La fría alborada invernal, me incita a quedarme enredado en el tibio y pachón cobertor azul marino que me abriga. Buen rato hace ya que estoy despierto, pero me resisto a levantarme y con los ojos apenas entreabiertos, miro cómo las ondulaciones de la manta azur parecen un profundo océano de aguas de zafiro y terciopelo. Sin proponérmelo, mi mente retrocede en el tiempo y me veo sobre la restirada lona de un velero catamarán de doble quilla. Los recuerdos vienen en tropel y con ellos una suave nostalgia por un tiempo que ya quedó atrás y que como todo lo que pertenece al pasado, no ha de regresar nunca.

Es domingo me digo, y revolviéndome por vigésima vez en la cama decido dormir un poco más, pero es en vano, recuerdos, ideas, añoranzas y pensamientos de todo tipo se mezclan atropelladamente.

Sabiendo que en este estado de ánimo permanecer acostado es un error, me dispongo a iniciar el día tratando de superar lo más pronto posible la leve, pero incómoda sensación depresiva que me acosa.

Las noticias no ayudan, la nota roja parece que es la razón de ser de los pocos noticieros dominicales, los conflictos se multiplican por todo el mundo y según se aprecia, solo se ven rebasados en número por las incontables muestras de la ambición humana que parece no tener fin, mientras, la naturaleza aporta lo suyo con su dosis cotidiana de desastres naturales que atormentan a esta añeja nave que llamamos tierra y a sus pasajeros.

Ahora ya de frente al sol, los estiramientos y el ejercicio empiezan a rendir sus frutos, delego a las endorfinas llamadas “las hormonas del bienestar”, la tarea de suprimir el estrés que me causé con mis divagaciones y convoco a la serotonina, esa que llaman “la hormona de la felicidad”, cuando en voz muy baja recito la frase aquella de García Márquez que dice: “No llores porque terminó, sonríe porque sucedió”.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.