• Regístrate
Estás leyendo: Mis propósitos de año nuevo
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 12:54 Hoy

Desde mi rincón

Mis propósitos de año nuevo

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

La mañana llegó fría, quizás cinco grados o menos, el cielo luce plomizo y pesado sobre un horizonte plúmbeo, que se funde con el triste gris invernal de una sierra qué, aunque sin noas aún es de “Las noas” y que hoy aloja y da nombre al Cristo que ahí mora. 

Contemplo el deprimente paisaje y sin darme cuenta, como quien se quiere alejar de la tristeza, en vano trato de hallar un hueco azul entre la espesa neblina que cubre como un manto pardo el anchuroso firmamento lagunero en éste primer día del año. 

 Es 2019 y, al menos para muchos de los que viajamos en esta nave espacial a la que llamamos “Tierra”, es el primero de trescientos y tantos días que vendrán con su carga de ilusiones, alegrías, éxitos aflicciones y decepciones. 


Tratando de huir de mi familiar fantasma de depresión invernal, me pongo a pensar en que algo hay en nuestra naturaleza que nos lleva a medir y contar todo lo que nos rodea y para ello hemos inventado toda clase de aparatos y unidades. 

Pareciera que al medir, sentimos que de esa forma podemos controlar las cosas. Medimos temperatura, peso, altura, cantidad, volumen, distancia o superficie, pero sobre todo, hay algo más importante que evaluamos en semanas, meses y años con “la vara” de nuestra propia existencia, algo inasible e irrecuperable: El tiempo.

Así pues, resulta poco menos que inevitable que todos al final de un año y ante la expectativa de uno nuevo, hagamos un casi siempre breve resumen de lo logrado en el que se va y algunos propósitos para el que viene. 

En este punto me pregunto cuales serán los míos, ciertamente habrá muchos, pero… ¿Cuáles deberán ser los más importantes?, sin pretenderlo vienen a mi mente unas líneas de “La oración simple” atribuida erróneamente a Francisco, el de Asís, pero no por eso menos valedera: 

 “Oh Maestro, que no busque yo tanto ser consolado como consolar, / ser comprendido como comprender, / ser amado como amar. / Porque dando se recibe, / olvidando se encuentra, / y perdonando se es perdonado”. Me pregunto también si tendré el valor de incluirlos entre mis propósitos de año nuevo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.