• Regístrate
Estás leyendo: Ahí, en la Juárez y Colón
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 12:31 Hoy

Desde mi rincón

Ahí, en la Juárez y Colón

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

En este congestionamiento vial, hay vehículos de todas marcas, años, colores y tamaños. Ahí está un viejo y enorme Grand Marquis, que tal vez al igual que su propietario un día conoció mejores tiempos; muy cerca a su lado un pequeño “vocho” del mismo año, sin envidiar al grandote luce orgulloso sus nuevas llantas, pintura y vistosos foquitos que recién le instalaron; dos lugares detrás, una “van” repleta de niños, mujeres hombres y hasta un histérico “chihuahueño”, honra su título de “vehículo familiar”; más atrás, una camioneta de trabajo se siente de vacaciones en tanto espera su turno de avanzar, mientras a mi lado, se suma a la concurrida aglomeración automotriz un lujoso “meche” de reciente modelo, cuyo valor quizás rebase al de todos los demás juntos.


Hay algo diferente en este congestionamiento, aunque la noche ya va entrada, el calor lagunero apenas amaina y las exhalaciones de los motores parecen aumentarlo, sin embargo ningún vehículo lleva las ventanas cerradas. Todos van llenos de pasajeros pero ninguno tiene prisa. Cabezas, brazos y hasta torsos se asoman sanguíneos y exuberantes por las ventanas, los adultos ríen y cantan y los niños medianos los imitan, mientras los más pequeños absorben con “los ojos pelones” y expresión pasmada, el torrente de alegría y emociones que brota de todos los autos, al compas de los cánticos y tambores que marcan el ondulante vaivén de las banderas verdiblancas.


Es la Juárez y Colón, es el tercer domingo del caluroso mes de mayo y es la celebración de los laguneros por el triunfo de los Guerreros del Santos Laguna en el Torneo de clausura 2017-2018. La algarabía hace contagiosa la alegría. Se satisface la necesidad de identificación y pertenencia a algo “más grande” que el anónimo y “diminuto yo” y por un momento se olvidan las carencias y la enajenante rutina diaria que aguarda a la vuelta de unas horas. La caravana no avanza, parece que quisiera perpetuar por siempre el aquí y el ahora, ahí, en la Juárez y Colón.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.