• Regístrate
Estás leyendo: La desigualdad social no importa a nadie
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 19:36 Hoy

Mundo Industrial

La desigualdad social no importa a nadie

Luis Apperti

Publicidad
Publicidad

Estamos viviendo con mucha preocupación un gran incremento en delitos del fuero común, como lo son: robos a negocios, viviendas, asaltos a mano armada, robo de mercancías en autotransporte y ferrocarriles, fraudes con tarjetas de crédito etc.

Y como siempre buscamos a quien culpar por estos y muchos otros problemas, pero no hacemos nada por encontrar las raíces del problema en su conjunto.

Debemos de partir de la motivación que puede tener una persona para delinquir.

Veamos esta perspectiva: inundamos los medios de comunicación y las redes sociales con publicidad de bienes y servicios que en su mayoría no están al alcance de un trabajador promedio, ya no se diga de alguien con salario mínimo.

Generamos expectativas en las escuelas a jóvenes estudiantes diciéndoles que una vez que terminen su educación universitaria, las oportunidades para una mayor calidad de vida están garantizadas.

La realidad: la mayoría en este país no puede comprar, asistir o tener muchos de los bienes y servicios de las mismas empresas donde tienen un empleo.

Esta gran desigualdad social se está convirtiendo en un problema mayúsculo y pareciera no importarle a nadie.

Veamos algunos datos:

Presumimos que México es ya la 15ª economía a nivel mundial.

Somos ya el 6º país más visitado del mundo.

Hasta 2017 México era el país con más tratados de libre comercio y acuerdos económicos.

Sin embargo, durante los últimos tres años de manera consecutiva, México es el país con menores salarios de los países integrantes de la OCDE.

En América Latina, somos el 3er país con salario mínimo más bajo, solo superando a Cuba y Venezuela, y muy lejos de los tres primeros que son Panamá, Costa Rica y Argentina.

¿Cómo es que toleramos estas desigualdades? Las grandes empresas productivas de este país deberían estar muy atentas a que el nivel de salario de la planta laboral estuviera en niveles tales que sus trabajadores puedan adquirir los bienes y servicios que ellos mismos producen.

Otorgando un mayor poder adquisitivo de manera general, estimulamos el crecimiento de la clase media y fortalecemos la generación de mayor número de emprendedores, con el subsecuente crecimiento de la economía en general.

Utilicemos la fortaleza macroeconómica para fortalecer el mercado interno y nuestra gran planta laboral; es la mejor apuesta para el desarrollo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.