• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué nos castigan a nosotros y no a los huachicoleros?
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 12:03 Hoy

Columna de Laura Ibarra

¿Por qué nos castigan a nosotros y no a los huachicoleros?

Laura Ibarra

Publicidad
Publicidad

Si se considera la voluntad política del presidente, la magnitud del daño a Pemex y la cantidad de involucrados, deberíamos de tener ya una cantidad considerable de órdenes de aprehensión contra los delincuentes. Pero, fuera del nombre de un militar que en el sexenio era el encargado de cuidar los ductos, no sabemos de nadie. ¿Dónde están los implicados del narcotráfico, de las pequeñas mafias, los altos funcionarios y los empleados de Pemex, las policías, los empresarios, los dueños y empleados de las gasolineras?

Sin embargo, yo padezco desde hace días de un estrés adicional. Me preocupa que la cantidad de gasolina limite considerablemente lo que hasta ahora era parte de mi tiempo libre. El sábado no fui al cine y hoy domingo mi equipo de Voleibol se las arreglará sin mí (bueno, tampoco es que les haga mucha falta). Debo empezar a racionalizar el uso del automóvil. Pero, lo que más me preocupa es lo que sucederá si el tanque no alcanza para ir a trabajar, para cumplir con mis clases.

Los dueños de los pequeños comercios en que compro “lo necesario” están todavía más preocupados. Los dueños de la frutería, de la panadería y de los productos lácteos ya muestran la mirada del desconcierto, del enojo y de la impotencia. “¿Qué le pasa?”, es la pregunta en referencia a quién ha tomado esta absurda decisión.

Sin duda, todos estamos de acuerdo en que por fin hay una respuesta firme por parte del Ejecutivo para combatir un delito de proporciones inéditas. Pero, lo que a todas luces es un desacierto (por decirlo de manera amable) es la “estrategia” del plan para enfrentarlo.

Según, la información que disponemos el plan consiste en cerrar las válvulas de los ductos tan pronto se detecta una baja en la presión con la que pasa el fluido. Esto significa que hay una fuga o una perforación para sustraerlo. Como esta medida no garantiza el abasto de hidrocarburos, el Gobierno federal ha decidido echar andar una forma diferente de suministrar la gasolina: a través de pipas. Según la secretaria de energía, Rocío Nahle, el nuevo método comprende cerca de cinco mil pipas, de las cuales tres mil 400 se rentan a la iniciativa privada (yo les puedo rentar un burro).

Los expertos aseguran que esta forma de transporte es diez veces más cara que el transporte a través de los ductos. Si transportar un litro de gasolina a través de los ductos cuesta un peso -por decirlo así-, transportarlo por pipas cuesta diez. En otras palabras, a corto plazo habrá una inflación importante y la medida será insostenible.

Un consultor de la industria de la energía, Gonzalo Monroy, afirma que “Es muy costoso usar camiones petroleros. Regresaremos a los oleoductos. En cuando, lo hagamos, los huachicoleros simplemente van a perforar y robar de nuevo”. (Y entonces de ¿qué sirvió hacer fila durante horas?).

La solución amloiana se puede ordenar entre aquellas que llevan como rubro “muerto el perro se acabó la rabia”. O “si te duele la cabeza, arráncatela.” Sin gasolina en los ductos, no hay nada que robar. (¿Genial, no?) “Es cosa de paciencia” dice el presidente. Y una empieza a preguntarse ¿más paciencia? ¿Cuatro horas en las filas? ¿Más paciencia que buscar en la madrugada alguna gasolinera abierta por un cuarto de tanque?

Lo más preocupante es que el poder de decisión para mantener la vida económica del país haya caído en una sola persona. Con el control absoluto sobre la distribución de hidrocarburos, un solo individuo puede desplomar el sistema circulatorio responsable de que la economía, el comercio y la industria, funcione. Nada más, ni nada menos. (¡Uff!)

López Obrador tiene una particular manera de entender su mandato. Su llegada a la presidencia tiene dimensiones épicas, por eso la 4T es comparable con la Independencia y la Revolución. La concepción heroica de sí mismo lo lleva a imaginar que el combate contra los huachicoleros es la lucha de un pueblo bueno capaz de inmolarse en la lucha contra el mal. Él al frente, como buen mesías. En su conferencia de prensa matutina no se le ve preocupación, ni sensibilidad, ni mucho menos inteligencia ante el desabasto. Cuando lo escucho en lugar de tranquilizarme, me preocupo más. No hay fechas para solucionar el problema. “Ya vamos hacia la normalidad… en la Ciudad de México”, dijo. (Y Guadalajara, ¿qué?)

Por ningún lado se ve un plan sensato para hacerle frente a los delincuentes. El ingeniero agrónomo a cargo de Pemex no aparece por ningún lado. ¿O acaso Usted sabe cómo se llama quien de alguna manera es responsable de lo que le está ocurriendo?

Por cierto, la genta ya no pregunta ¿cómo te va?, sino ¿cuánto te queda? (Uff!!!).



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.