• Regístrate
Estás leyendo: Vivienderos vs. cementeras
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 23:56 Hoy

Apuntes financieros

Vivienderos vs. cementeras

Julio Serrano Espinosa

Publicidad
Publicidad

Se ha desatado un pleito abierto entre los desarrolladores de vivienda y las empresas cementeras, en particular Cemex, por el aumento en el precio del cemento. Los vivienderos tienen las de perder.

El conflicto llegó a tal nivel que Cemex renunció tanto a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) como a la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi). Debo reconocer que no me extraña la salida de Cemex. Los intereses de los constructores, los desarrolladores y las cementeras no siempre están alineados. Es difícil complacerlos a todos.

Sin embargo, entiendo el malestar de los vivienderos. El precio del cemento en México es uno de los más altos del mundo. Apenas a principios de año se anunció un aumento de 15 por ciento y recién se informó que se incrementará otro 12 por ciento el próximo mes. El cemento es un insumo fundamental para los desarrolladores. Algunos analistas afirman que representa entre 15 y 20 por ciento de los costos de la construcción de vivienda.

De cualquier manera, la posición de los vivienderos es débil. Mientras que la industria del cemento se conforma por pocas empresas grandes, una de ellas dominante, existen miles de vivienderas en el mercado, la mayoría con poco poder de negociación por su pequeño tamaño.

Quizá producto de su precaria posición, Carlos Medina, presidente de la Canadevi, pidió ayuda al gobierno. Solicitó frenar el aumento “no justificado del cemento” y amenazó que de no hacerlo podría subir 8 por ciento el precio de la vivienda. Por su parte, Gustavo Arballo, presidente de la CMIC, declaró: “¿Dónde está el gobierno ante un incremento que podría ser importante?”, y amenazó con trasladar el alza a los consumidores en general y en particular al gobierno, quien es uno de los principales consumidores de obra en el país.

La actitud de los líderes de las cámaras es típica entre algunos empresarios mexicanos. Buscan la protección del gobierno para proteger su negocio. Pero el gobierno no debe intervenir en la determinación de precios. Ese no es su papel. Lo que sí debe hacer es impulsar la competencia. Pese a ser un producto difícil y caro de importar, podría facilitar lo más posible las importaciones. Asimismo, podría cerciorarse que el mercado del cemento en México funcione lo más eficientemente posible, sin jugadores preponderantes capaces de subir el precio a su gusto.

No estoy diciendo que esto sea lo que esté pasando. Simplemente considero que la manera en la que debe reaccionar el gobierno ante estos aumentos es confirmando que exista competencia en el mercado no determinando precios.

juliose28@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.