• Regístrate
Estás leyendo: Los medios tradicionales pierden fuerza política
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 07:20 Hoy

Apuntes financieros

Los medios tradicionales pierden fuerza política

Julio Serrano Espinosa

Publicidad
Publicidad

Por mucho tiempo los medios de comunicación tradicionales jugaron un papel protagónico en la elección de nuestros gobernantes. No más.

Gracias a las redes sociales, la información fluye más fácilmente a la ciudadanía. En el pasado, los encargados casi exclusivos de difundirla eran medios tradicionales como la televisión, el periódico y la radio. Para enterarnos de alguna noticia había que recurrir a ellos. De igual manera, los protagonistas de la noticia dependían de los medios tradicionales para transmitirla a su público, ya sea esperando que la incluyeran en su contenido editorial o a través de anuncios.

Plataformas como Twitter, Facebook y YouTube permiten desintermediar la información, incluida, por supuesto, la información política. Esta elección presidencial no es la primera en nuestro país en que las redes sociales influyen en las preferencias de los votantes, pero, sin duda, es en la que más peso tendrán. En los seis años subsecuentes a la elección de 2012 la base de mexicanos con acceso a internet se ha triplicado y la popularidad de las redes sociales ha explotado.

¿Cuáles son las repercusiones de esta nueva realidad? Una de las más significativas es que los medios tradicionales están perdiendo influencia política. La televisión en particular era vista como un aliado indispensable para conquistar al electorado. Políticos de todos los partidos se desvivían por ganar el favor de las televisoras.

No hay duda que los medios tradicionales continúan teniendo mucho poder político. Su capacidad de llegar a grandes audiencias hace que perdure; sin embargo, su declive se manifiesta claramente en el gasto publicitario en la elección. Se estima que la mitad del dinero que se destine a las campañas políticas se irá a medios digitales. En otras palabras, el campo de batalla no solo será la televisión, la radio y los periódicos. Igual peso tendrán las redes sociales. Los políticos no dependerán tanto como antes de los medios tradicionales, lo que detonará un reequilibrio de poder.

Existe un elemento romántico de la desintermediación de los medios tradicionales. No hay filtros. La información pasa directamente de la fuente a la gente. La ciudadanía evalúa y decide utilizando su propio criterio, no el de un tercero. Algo hay de cierto en esto, pero como hemos visto en diversas ocasiones —la interferencia de Rusia en las elecciones estadunidenses la más notable—, hay un lado oscuro. Al no existir una organización responsable de verificar el contenido, como una televisora o un periódico, se genera una mayor proliferación de noticias falsas, o fake news.

Los medios tradicionales pueden estar perdiendo poder político, pero ese vacío no solo lo está llenando la ciudadanía.

juliose28@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.