• Regístrate
Estás leyendo: El error de Santaclós
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 02:31 Hoy

Apuntes financieros

El error de Santaclós

Julio Serrano Espinosa

Publicidad
Publicidad

Cada Navidad Santaclós evalúa quién se portó bien o mal y distribuye sus regalos apropiadamente. Nuestros diputados recibieron un enorme bono, lo que podría interpretarse como un premio a su comportamiento ejemplar. La otra opción, por supuesto, es que Santa se equivocó.

Hace unos días se dio a conocer que cada uno de los 500 integrantes de la Cámara de Diputados recibiría un bono extraordinario de 150 mil pesos adicionales a su salario, aguinaldo y demás prestaciones. ¿Recompensa por su productividad y buena conducta? Lo dudo. Varios asuntos claves, como el nombramiento del titular de la Fiscalía General de la República y del fiscal anticorrupción, se quedaron sin resolver.

Además, no es que la ciudadanía le esté escribiendo cartas a Santa a favor de nuestros legisladores. El nivel de confianza que generan es bajísimo. Podríamos pensar que, dada la delicada situación económica de México y la mala fama que tienen, este sería un momento idóneo para que se solidaricen con la población que dicen representar y renuncien a su bono. Pero si pensamos que esto es posible, entonces de verdad creemos que existe Santaclós.

Y no es que les vaya mal a los diputados. Sus sueldos, aguinaldos y demás prestaciones están muy por encima de los de la gran mayoría de los mexicanos. Y por más increíble que parezca, buena parte de sus ingresos estaban libres de gravámenes. Por suerte esta práctica parece estar llegando a su fin. Hacienda anunció recientemente que a partir de enero obligaría a los diputados a pagar impuestos por los apoyos ordinarios y bonos extras que reciben al mes. Lo que es inconcebible es que en el pasado pudieran recibir ingresos exentos.

Lo cierto es que no existen los incentivos para que los diputados rechacen el bono navideño. Debido a que son 500 en la cámara, el comportamiento positivo de unos cuantos no va a cambiar la percepción general. ¿Para qué actuar correctamente si al final de cuenta me van a agrupar con el resto de los legisladores que lo aceptaron? La no reelección tampoco ayuda a mejorar su actitud. Esto explica los contados legisladores que optaron por rechazar el bono.

Para ser justos, el bono no es propiamente de Navidad. En teoría, no se puede utilizar para gastos personales de los diputados, sino para gastos legislativos, los cuales deben ser comprobados ante el Servicio de Administración Tributaria. Habría que ver. Puede ser que en varios casos así se aplique. Pero el fondo es el mismo. Ante una avalancha de críticas y la percepción de un bono injustificado, la reacción correcta habría sido declinarlo. Santa nunca debió haber pasado por San Lázaro.

juliose28@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.