• Regístrate
Estás leyendo: Oremos por los periodistas
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 00:51 Hoy

Columna de Juan Noé Fernández Andrade

Oremos por los periodistas

Juan Noé Fernández Andrade

Publicidad
Publicidad

En el sexenio priísta que recién concluyó, se registraron 47 periodistas asesinados, la mayor cifra para un gobierno federal. Nueve sucedieron en 2018. Del año 2000 al 2018 fueron 120 los comunicadores(as) que perdieron la vida. No hay razones válidas. Eliseo Barrón, reportero de este periódico, entre ellos.


En el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, van ya dos asesinatos más. La descomposición estructural de los tres órdenes de gobierno, más la ofensiva del crimen organizado y un ala implacable del sector privado aparecen como responsables.


Voces Irritilas AC, pequeño grupo de colegas, sin dramatismo ni cursilerías ramplonas y más bien con esperanza, convoca a la comunidad a que el próximo miércoles 6 de febrero, a las 18:00 horas, en la Catedral de Nuestra Señora del Carmen, oficiando el obispo de Torreón Luis Martín Barraza Beltrán, asista a una misa por la pacificación, la tolerancia, el respeto y el humanismo en favor de las y los periodistas mexicanos, esa tarde por quienes lo ejercemos en la comarca.


La ofensiva violenta contra mi disgregado gremio no tiene parangón, tampoco se explica y mucho menos se justifica. Lo que se haya dicho o escrito hasta ahora ha resultado infructuoso, inútil. Las agresiones continúan a lo largo y ancho del país, no hay quién o quiénes detengan esta crueldad que lastima, hiere y mata a tantos colegas y sus familias.


Daño irremediable a la sociedad. En Voces Irritilas hemos discutido el tema y no hallamos más qué decir. Es difícil ser periodista en estos tiempos. Sabemos que hay conductas contrarias a la decencia y la gente lo sabe, de ahí las acusaciones, nuestra descalificación. Eso nos vulnera y criminaliza.


Todos perdemos y damos paso a la intolerancia y acciones irracionales en contra. El llamado es para reflexionar un instante y saber y encontrar -en lo posible- un poco de aliento, solidaridad y hasta el perdón de a quienes hayamos traicionado.


Con la realidad por encima, en México y Coahuila, en estricto apego a la verdad, no contamos con un asidero institucional u organismo ciudadano que haga frente a este flagelo. Quizá, entonces, la conciencia personal desde otra palabra podría devolvernos la fe perdida. Oremos por nosotros.


ferandra5@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.