• Regístrate
Estás leyendo: 'Brexit': qué sigue…
Comparte esta noticia

Mercados en perspectiva

'Brexit': qué sigue…

Juan S. Musi Amione

Publicidad
Publicidad

El resultado del referendo del pasado 23 de junio no es otra cosa más que la intención de la población de Reino Unido de salirse de la Unión Europea. Su salida no es en automático, ya que Gran Bretaña seguirá siendo benefactor y cumplirá con los requerimientos de pertenecer a la UE.

La atención de los mercados en los próximos días se enfoca en cuándo el gobierno británico se acogerá al artículo 50 del Tratado de Lisboa, la única vía legal para una salida de la UE. Este artículo establece un máximo de dos años de negociaciones para concluir una salida del bloque comunitario. Así, la atención también está en el próximo actuar y posición de la UE sobre lo acontecido en Gran Bretaña.

Lo primero que sucederá es que Londres envíe una carta a la Secretaría de la Presidencia de la UE en la que invoca el artículo 50 para abandonar la unión. No está claro cuándo pueda ocurrir eso, pero sí que se ha generado una crisis de mercados global, que ha costado billones de dólares.

Se habla del arrepentimiento por la decisión tomada y muchos se preguntan si hay vuelta atrás; ya son más de 4 millones de firmas pidiendo un segundo referendo. Esta iniciativa funcionaría si el primer ministro saliente, David Cameron, pasa esa carta al parlamento, pero ya dijo que no lo hará. Cameron inventó ese referendo y lo sostuvo, se realizó y hoy acata el resultado desfavorable; podrá ser culpable porque fue una promesa absurda, pero cumplida. Ahora que se conoce el resultado, muchos quisieran dar marcha atrás; seguramente es pronto para juzgar si se puede retroceder o no, pero Cameron no quiere quedar como alguien que está jugando…

También está por verse, y ya se empezaron a notar, las reacciones en Europa. Países miembros enojados, disgustados y desilusionados que casi exigen ya que los ingleses “agarren sus chivas y se larguen”. Los alemanes buscarán complicar y dificultar el camino para no hacerlo llano y fácil a otros que estuvieran pensando en seguir a los británicos.

La renegociación con todo el mundo, tanto en materia comercial como migratoria, es una incógnita; esto debilitará su economía, las importaciones y exportaciones con aranceles que les restarán competitividad y podrían impactar en el crecimiento económico, al igual que el empleo.

Por lo pronto hay muchas variables inciertas, los mercados sobrerreaccionan y le dan una dimensión al evento muy relevante. Gran Bretaña es la segunda economía más importante de la Unión Europea, ¡no es para menos! A México y el resto del mundo, que no tienen un intercambio comercial importante con Reino Unido, el impacto será menor, pero el contagio es inminente ante un choque global tan relevante.

Esos eventos provocan reacciones en inversionistas que lo único que buscan es un refugio seguro para “ver los toros desde la barrera”. Su equivalente son los bonos del Tesoro en dólares estadunidenses. Por ello, las monedas de todo el mundo vuelven a perder terreno frente a la divisa más fuerte del planeta. Reitero, creo que ese es un evento pasajero y que en el mediano plazo, México y el mundo digerirán bien el brexit.

Una reflexión que les quiero compartir es que todos, a escala global, estamos hartos de la clase política, razón por la cual el mundo está enojado e indignado; así, enojados e indignados se acude a las urnas y se eligen a candidatos independientes incompetentes —a payasos como Trump— y deciden salirse de una unión que los hace más fuertes. ¿Será que debemos acudir a las urnas con más cabeza y menos estómago?

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.