• Regístrate
Estás leyendo: Feliz culpa del Santos
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 02:09 Hoy

Reseña

Feliz culpa del Santos

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

Acostumbrarnos a lo bueno es un ritual muy cómodo. El Club Santos con su rica historia ha logrado que su afición haya vivido a plenitud todo lo agradable que el futbol puede conceder. 

Hay un responsable y un creador de estos logros. Las victorias deportivas generadas y las vibraciones emocionales producidas en la gente, llenan de gozo al aficionado y lo vuelven cada vez más exigente, insaciable, porque lo han llevado a la cúspide del éxtasis. Aquí radica la feliz culpa del Santos. 


Cuando la afición palpa que algo no funciona según sus parámetros, de inmediato protesta, se incomoda. 

Es el caso de hoy, de este torneo. Un sector cada vez más amplio no comparte la idea de que Salvador Reyes sea el entrenador. Aquí brota una molestia que parece no tener solución por más argumentos que se expongan. Los 6 campeonatos del Santos más los muy dignos subcampeonatos “tienen la culpa”. Feliz culpa. 


Es sano voltear para atrás o hacia los lados para observar a otros clubes. Los distintos equipos campeones de los torneos cortos nos regalan información para comparar y entender lo bien acostumbrado que está el aficionado lagunero. 

Toluca, el máximo ganador de campeonatos semestrales, tiene 8 años y medio que no lo es. ¿Se imagina la molestia que deberá haber? Si acudimos al Cruz Azul, sobran argumentos en su contra. Son 21 años. 


Le podemos seguir en esta agria comparación que no sería estéril. Monterrey hace 4.5 años, Pumas 7.5, Pachuca 2.5, Chivas 1.5. Destacan Tigres y América. 

Vuelve a presentarse el paralelismo de los campeonatos como herramienta para entender los gustosos momentos en tiempo y forma que la afición lagunera ha podido disfrutar; y todo eso gracias al Club Santos. Sin embargo hoy existe incomodidad hacia el entrenador. Feliz culpa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.