• Regístrate
Estás leyendo: El lugar 9 no es sano
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 10:23 Hoy

Reseña

El lugar 9 no es sano

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

El futbol mexicano es altamente competitivo. Esto se debe a los torneos cortos y a la paridad de presupuestos de muchos equipos. 

A partir de aquí, es una realidad que los ocho equipos calificados se modifican de un torneo a otro. 

No es fácil repetir y tampoco es fácil comprende esto. Afortunadamente no son los mismos cada certamen, como sucede en cualquier deporte que tenga postemporada. 

Esta variedad es conveniente para darle vida a diferentes plazas y distintas instituciones.

Del 2010 al 2018, han sido campeones los siguientes equipos: Toluca, Monterrey, Pumas, Tigres, Santos, Tijuana, América, León, León, América, Santos, Tigres, Pachuca, Tigres, Chivas, Tigres, Santos y América. 

Si observamos bien, son diez diferentes clubes en nueve años, algunos de ellos repitiendo. Esto es maravilloso. He aquí la riqueza de nuestra competencia. La variedad genera bondad y belleza. 


Para ser campeón, es necesario estar bien posicionado a estas alturas del torneo, y Santos no lo está. Su momento no es sano. Sin embargo, la diversidad de campeones, antes enlistados, nos revela que hay capacidad en muchos siempre y cuando ya hayan hecho algo digno. 

Pensar en que Santos ingresará a la siguiente liguilla, es atrevido, por más buena voluntad que se le pueda brindar. No es tema de intención, es asunto de capacidad. 


Los distintos éxitos del Club Santos nos obligan a pensar en su grandeza pero al estar adentro de la alta competencia nacional, el hecho de no calificar en algún momento, se debe comprender como algo natural, aunque duela. 

Es parte del juego, parte del devenir; es equilibrar fuerzas que la misma naturaleza del torneo se encarga de ubicar. A la afición le incomoda, obvio. Esta realidad demanda comprensión. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.