• Regístrate
Estás leyendo: El 30 de febrerodel futbol
Comparte esta noticia
Sábado , 16.02.2019 / 14:42 Hoy

Reseña

El 30 de febrerodel futbol

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

Obviamente, el 30 de febrero, no existe. Los humanos hemos admitido esta situación sin preguntarnos mucho por qué lo aceptamos. Tal día no está en nuestro calendario ni en el lenguaje coloquial siendo que los otros meses lo tienen. 

Bajo esta perspectiva analógica podemos aplicar al futbol este hipotético significado del día que no vivimos. Puede verse como una pérdida de tiempo pero simbólicamente algo fructuoso le podemos extraer.

¿Qué significa un 30 de febrero para…algunos? Veamos. “Nico” Castillo ya con loas en el país antes de comenzar, es el concepto puntual para concretarlo al 30 de febrero. 

Conocemos sus logros e imaginamos sus alcances. Son más la ilusiones fundadas que los hechos reales. Es el símbolo de un bicampeonato que puede terminar en un 30 de febrero. Guadalajara perdió la maravillosa oportunidad de ser líder general; dejó escapar lo que pudo ser su gran momento. No le dio cabida a lo que sabe inexistente. 

 
Necaxa y Atlas sueñan con tener algo en su poder. A todos nos asombra lo que hasta hoy han conseguido. Veremos con expectativa llena de asombro si su 30 de febrero los visita algún día. Monterrey y Tigres se aferran a que todo es de ellos y para ellos. Su presente los invita a seguir pensando en un gracioso estado encantador. 

Ellos siempre han creído que el 30 de febrero existe, y hacen sus labores para trascender. 


Santos le coquetea a lo complicado. Sus primeras cinco fechas no dan pie para confiar en ellos. Por el momento, el éxito no lo acompaña. Está en su 30 de febrero. 

Es cruel afirmarlo pero no se le palpa posible mejoría. Monterrey con Layún, Veracruz con Salcido, Tigres con Salcedo, Pachuca con Palermo y Pumas con Marioni, tienen su 30 de febrero.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.