• Regístrate
Estás leyendo: Qué es escribir bien para una joven autora
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 12:22 Hoy

Los que están mirando

Qué es escribir bien para una joven autora

Juan Carlos Porras

Publicidad
Publicidad

Leí con mucha atención, de manera reciente, un par de poemas —“Soy México y soy tu hogar” y “Gente humilde y cuerdas rotas”— de la autoría de una joven poeta de la región Daniela León Monzón. Me parece que se inscriben en la emotiva e intensa predominación e impulso a la creación poética. Quiero decir, alude al robador de fuego (como en la Poesía griega) en cuanto a que la misma acción es la forma original de la literatura.

Aunque la construcción del trabajo es en prosa poética no deja de tener relación con el verso blanco y este se acerca, en algunos momentosa la marcha hacia el Progreso, es verdad: lúcida, descriptiva con un lenguaje de nuestros tiempos: de ayer y de ahora.

De allí que “la virtud específica de la prosa es ser enjuiciadora” nos recuerda en El estilo literario (FCE-Breviarios, 2014, 2ª. Ed.) J. Middleton Murry “y es una virtud que la poesía no puede tener”.

Recordemos entonces que la creación poética puede ser lírica o épica. O sea, puede venir desde dentro del ser o bien, lo que este puede ver en los 360 grados que tenemos en nuestro entorno.

En “Soy México…” nuestra joven autora es una espectadora que ve con los ojos cerrados lo que tiene a su alrededor. El llamado que hace más bien es un pronunciamiento firme: no te merecemos no es más que la apropiación del lugar y a su vez la esencia del genio creador que se apropia de una geografía y la reconoce como en su momento hizo Bernardo de Balbuena.

Si de por sí el tema de grandeza de un país es enorme, al crear poesía se deben mantener las formas de la evolución de la Patria y sus personajes puesto que, sin lugar a duda, desembocará en la profecía (Michel Butor dixit).

Pienso también en otros textos extraordinarios como la Rusticatio mexicana de Raphael Landívar (traducida como Rusticidad mexicana por Federico Tinoco Escobedo y otra versión por Octaviano Valdés ambas notables) que nos dan cuenta de la significación del lugar que se ve y se habita, pero además del momento de vida del poeta.

No hay que olvidar que Landívar vivió en Guatemala y lo señalado por él lo vio(sintió) con creces desde su pequeña casa. Es decir, escrivivió pero siempre mantuvo los pies en la tierra y los ojos en el cielo como buen autor.

En cuanto a “Gente humilde…” el título nos abre la condición de las mejores palabras para poder nombrar lo cotidiano. Las palabras, como todos sabemos, son inconstantes y variables. De allí “que el metafísico que utiliza palabras ordinarias es simplemente un buen o mal poeta. Platón y Spinoza era buenos poetas. Hegel era un poeta más bien pobre”. (El estilo literario, p. 90).

Hay que tomar en cuenta con suficiencia lo anterior. O sea, al saber nombrar nos ayuda a entrar a la saga de los buenos poetas. Y para hacerlo mejor es bueno leer primero al mundo para luego hacerlo con la lectura de la palabra.

Middelton Murry lo señala de la siguiente manera: “El verdadero escritor piensa para sí en un curioso lenguaje analógico”.

Por ello interesa también para esta entrega preguntarse: ¿Qué es escribir bien?

Seguro alguien dirá: “Pues bien. Tiene que ser sólido… vivo… económico… hay que conseguir el efecto”.

Pero, creo, se debe tener primero un espíritu analítico y crítico para definir el estilo.

Entonces identificando dicho estilo y con este la añadidura de circunstancias que nos lleva a crear, por supuesto, y con ello debe aparecer la mejor manera de expresar que muchas de las veces se vuelca desde el sentimiento rumbo a la melancolía.

Vuelvo al autor inglés citado líneas atrás cuando apunta: “Para comunicar la calidad particular de mi depresión, sencillamente tenía que poner al lector en condiciones de recrearla por sí mismo”.

Aquí debemos pensar en que la vida es corta y la paciencia del lector también.

El artista deberá estar consciente para saber nombrar como se debe. Y, por ende, sabrá por la experiencia de vida compartir con el lector comodebe.

Finalmente, nuestra joven autora me recuerda que la poesía nos debe llevar a una condición de receptividad a la emoción y al pensamiento.

* Editor fundador de Grupo Ochocientos y actual director del Centro de Investigación y Estudios Literarios de León (CIEL-LEÓN).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.