• Regístrate
Estás leyendo: Respeto y tolerancia
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 20:16 Hoy

Las posibilidades del odio

Respeto y tolerancia

Juan Carlos Hidalgo

Publicidad
Publicidad

En la película Todos nos llamamos Alí (1973), el director alemán Rainer Werner Fassbinder mostró como la padecían los turcos en el esquema laboral alemán; luego en Un año con 13 lunas (1978) describió los tremendos problemas de un hombre que escogió hacerse una operación de cambio de sexo y luego se arrepintió y quería volver atrás sin lograrlo; el protagonista es despreciado hasta por su familia.

Así en el cine, pero en la vida, en París me alojé a una parada de metro de St. Denis y constaté la dura realidad de los inmigrantes árabes. En una Escuela de capacitación, a la que asistía un amigo francés, hicimos migas con sus colegas a través de la música de Rachid Taha.

En Nueva York me tocó repartir colchones a los mexicanos damnificados por un huracán y que viven, mayormente, en condiciones lamentables. Años antes, en California, conviví con muchísimos compatriotas que luchaban por hacerse de un lugarcito en el sueño americano.

Ya sea desde las artes o el mundo real he podido atestiguar como la gente es la que hace posible, pese a todo, la convivencia interracial y cultural; siempre las personas y no los gobiernos. Barbés, el barrio africano de París es alucinante; lo mismo Queens en NY, donde cada día se descubre que se hablan nuevos idiomas. Procesos que seguirán.

A los antros gays del mundo se acude porque tienen la mejor música. En San Francisco, por ejemplo, viven muy integrados. Pese a las fricciones y los problemas existentes, la convivencia existe y las culturas interactúan. Claro que no faltan los extremistas y xenófobos, pero no son todos.

circozonico@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.