• Regístrate
Estás leyendo: Escenarios complicados
Comparte esta noticia

Entorno Empresarial

Escenarios complicados

José Santana

Publicidad
Publicidad

El México bronco que nadie quería despertar sigue de pie. No es con un cambio de gobierno como las cosas se arreglan. La paz anhelada no llega por decreto ni con buenos deseos y bellas intenciones. La descomposición continúa como resultado de una excesiva laxitud en la aplicación de la ley producto de un sistema de justicia podrido y corrupto desde sus cimientos desde hace muchas décadas, en donde dejar hacer y dejar pasar se convirtieron en las constantes en este país.
Lamentable lo que le ocurre a este México donde todos en mayor o menos grado somos culpables de la situación y hemos tolerado pecados y pecadores por pensamiento, palabra, obra u omisión.
Una Navidad en la que todos esperamos un momento de paz nos recibe con una infausta noticia del accidente donde perecen la gobernadora del Estado de Puebla y su esposo el exgobernador de esta entidad y ahora senador de la República y otros ocupantes, cuando apenas llevaba escasamente una semana y días de haber tomado el poder después de un proceso plagado de aparentes irregularidades, situación que manchó hasta el Trife que la declaró ganadora. ¿Coincidencias?¿Teorías de la conspiración?
El Presidente López Obrador se apura a declarar que se dará a conocer la verdad y nada más que la verdad como si esa fuera la excepción y no la regla. Estamos urgidos de verdades enteras y aplicación de la ley para cumplir su promesa de que “al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie”. La pobreza espiritual llega a lo más bajo por sobre la vida y la memoria de quienes perecieron y por las fechas en las que estos sucesos ocurren. La ligereza ante el dolor humano con las que se conducen ciertos políticos de poca monta a los que les falta un toque de grandeza ante el dolor de otros.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.