• Regístrate
Estás leyendo: Encomendado a Espírito Santo
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 03:32 Hoy

Cartas oceánicas

Encomendado a Espírito Santo

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

¿Hasta dónde habría llegado la carrera de Raúl Jiménez de entrar a Europa por la parte baja de la tabla inglesa, antes que por la parte alta de la tabla española? Tras cinco temporadas europeas que se resumen en la compra definitiva del jugador por el Wolverhampton en una cifra extraordinaria, la mayor en la historia del futbol mexicano, no podemos decir que su entorno se haya equivocado en ninguna decisión; pero en el futbol, el orden de los factores sí altera el producto. De su aterrizaje en una de las mejores versiones del Atlético de Madrid de Simeone hasta hoy, su evolución ha estado marcada por la lucha constante de un puesto en el campo como titular. En todo este tiempo, el juego de Jiménez logró desarrollarse alcanzando un óptimo rendimiento entre su talento y sus enormes cualidades físicas: es un delantero que logró conectar el cuerpo con las ideas. Pero fue el carácter demostrado durante esas largas tardes de suplencias lo que le permitió llegar hasta aquí, uno de los mejores fichajes de la Premier esta temporada. Nada de lo que hoy es como jugador del Wolverhampton hubiera sido posible sin ese accidentado proceso de aprendizaje. Al final del camino el futbol puso en su lugar a Raúl Jiménez, que encontró en la tierras medias inglesas al equipo de su vida. Un club sin heráldicas ni herederos que descubrió al atacante mexicano en el momento ideal: el equipo buscaba un delantero que peleara, y el delantero necesitaba un equipo que le diera su última oportunidad europea. Manejado por el clan de Jorge Mendes, cayó en manos de Nuno Espírito Santo, quien aprovechó las condiciones para convertirlo en el hombre más importante del ataque. Su temporada ha sido bendecida en los despachos, en la banca y en la tribuna. En Molineux, Jiménez fue el futbolista que el Atlético observó, pero que no pudo encajar en la intensidad de Simeone. Con una buena carrocería y mucha intuición, Jiménez se coló por el espacio aéreo del futbol inglés, después, empezó a poner en práctica todo el conocimiento acumulado en España y Portugal, hasta convertirse en un delantero muy completo: presiona, acompaña, remata y decide partidos. Jugando así, será un negocio redondo para su club.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.