• Regístrate
Estás leyendo: El Madrid quedó envuelto
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 19:30 Hoy

Cartas oceánicas

El Madrid quedó envuelto

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

Puede gobernarse el futbol mundial desde la presidencia del Real Madrid, influyente como ninguno, quien ocupa la Casa Blanca tiene un aval histórico que le permite tutear al tiempo: Florentino Pérez, caiga bien o mal, ha trascendido. Su responsabilidad es máxima, dirigir un equipo que tiene la obligación de marcar tendencia dentro de un deporte tan universal, exige mucha constancia, pero sobre todo, una aguda visión de largo alcance. Hoy nos parece normal, pero bajo su gestión, la primera de las dos que comprenden su mandato, logró transformar el mercado de fichajes en el mundo. Antes del Madrid de los “Galácticos”, las cuentas del futbol apenas registraban ingresos por operaciones comerciales ajenas a la taquilla, la compra-venta de jugadores, y los derechos de transmisión. Fue aquel equipo que empezó con Figo, siguió con Zidane, continuó con Ronaldo y terminó con David Beckham, el que modificó las reglas. A partir de ahí, el fichaje de cualquier jugador debía responder a dos criterios paralelos: el deportivo y el comercial. Correcta o no, la tendencia estaba en marcha, y todos los equipos del mundo siguieron el modelo al pie de la letra: jugar se había vuelto tan importante como vender. El dilema venía cuando el equipo, arrasador en los anaqueles y apantallante en la televisión, no producía tantos puntos en la cancha como millones en la caja. El sistema podía tener fisuras deportivas, pero económicamente era un éxito que garantizaba seguir comprando a los jugadores más caros, talentosos, famosos, heroicos y guapos del mundo. Mirar al Real Madrid se volvió tan aspiracional como jugar en él. Al final del camino, nadie puede decir que la visión de Florentino haya fracasado, todo lo contrario: cinco de las trece Copas de Europa que guarda el Real Madrid fueron ganadas en su época. Nada mal para un presidente que ha gobernado solo 16 años a un club que acaba de cumplir 116. La única causa pendiente del presidente era la renovación de su viejo estadio. Con la obra aprobada ayer para multiplicar los ingresos periféricos del Bernabéu, el Madrid cumple el ciclo que inició Florentino a principios de siglo: en el futbol, la envoltura es tan importante como el contenido.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.