• Regístrate
Estás leyendo: El fracaso que explica la grandeza
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 19:51 Hoy

Cartas oceánicas

El fracaso que explica la grandeza

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

Alemania sufrió el accidente más aparatoso de un Mundial impactante, quedar eliminada en primera ronda no es un pecado, incluso siendo la campeona vigente; pero se vuelve una tragedia deportiva cuando el país que ha caído lleva décadas haciéndolo todo bien. La Copa del Mundo tiene la salvaje capacidad para sintetizar años de futbol en un mes. En la eliminación alemana caben sus grandes clubes, sus talentosos y disciplinados jugadores, su inagotable cantera, su impecable Federación, majestuosos estadios, la súper desarrollada Bundesliga y hasta sus fieles fanáticos: los de mayor poder adquisitivo en Europa. ¿Cómo puede fracasar una selección respaldada por la mejor estructura posible? La respuesta se encuentra en el juego, imprevisible y sorprendente como Rusia 2018. La única lección que puede dejarnos el costalazo alemán es la incorrecta gestión de un grupo de jugadores durante un momento clave de su historia: las semanas previas al Mundial. La responsabilidad de una gigantesca estructura rodeada de factores de excelencia recayó sobre un técnico y sus futbolistas. Imposible decir que Alemania ha hecho las cosas mal. En estos casos, la importancia de los mundiales es relativa; el problema es que su trascendencia es tan grande, que el resultado de este campeonato parece absoluto. Pocas cosas en su imitable modelo deberán cambiar los alemanes. La producción de jugadores, la formación de sus equipos base, el trabajo conjunto entre clubes y Federación, la incorporación del futbol como sistema educativo en los colegios, la comercialización de sus derechos o el reglamento que rige sus contrataciones, son únicos. Cualquier Liga o selección desearían tener esta organización; Alemania, sin embargo, plantea otra reestructuración.

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.