• Regístrate
Estás leyendo: Las difamadas campamochas
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 05:30 Hoy

A morir a los desiertos

Las difamadas campamochas

José Manuel Vázquez Navarro

Publicidad
Publicidad

Como “mantis” o “campamocha” conocemos a las cerca de 2400 especies de insectos pertenecientes al orden Mantodea; característicamente, su tórax está semierguido y sus patas delanteras (modificadas para atrapar presas) dobladas como si rezara. Su cabeza es ovalo-triangular y cuenta con un par de prominentes ojos y movimiento de 180 grados.


Sin duda, es el insecto que más se parece al ser humano, quizá al vernos reflejados en él, pensamos que puede ser tan malvado como nosotros lo podemos ser.


Recientemente, una dama me preguntó, a través de redes sociales, si las campamochas eran peligrosas. La conversación pasó de privada a pública sobre algunos puntos interesantes, como el hecho de que son inofensivas ya que no tienen aguijón ni veneno alguno, que en algunas especies (y en algunas ocasiones) el macho es devorado por la hembra en la cópula y aquella superchería de que “inflan” a las vacas, que también es un mito.


Esa conversación me recordó una carta que envié a la revista National Geographic en español, que en su edición de enero de 2006 incluyó un artículo sobre estos insectos. La portada mostraba una mantis y un letrero enorme que decía: “Mantis, armadas y peligrosas”. A pesar de que jamás creí que sucediera, mi queja fue publicada, íntegra, en el número de mayo de ese mismo año. La transcribo:

“Con mucha expectación esperaba el número de enero de 2006 de su revista, pues en el anterior se anunciaba un artículo sobre mántidos. Como entomólogo, naturalista y educador no puedo expresar la terrible decepción que he sentido de tan sólo observar la portada. La frase “armados y peligrosos” es inadecuada para la excelente foto de un mántido, pues envía un mensaje negativo no solo para los lectores, sino para cualquiera que vea la portada en un exhibidor. El adjetivo calificativo “peligrosos” promueve la idea de que las mantis son dañinas para los humanos. Desafortunadamente, el texto de Mark Moffett es igual de decepcionante al presentar la información de unos insectos tan interesantes de una manera tan superficial”.


Desterremos mitos y aprendamos a admirar la naturaleza de un ser vivo singular, inofensivo para nosotros y un voraz depredador del grupo de los insectos.


mavazna@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.