• Regístrate
Estás leyendo: El tango
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 01:22 Hoy

A morir a los desiertos

El tango

José Manuel Vázquez Navarro

Publicidad
Publicidad

Tango que me haces mal y que, sin embargo, te quiero, porque sos el mensajero del alma del arrabal (Enrique Maroni).


La palabra “tango”, designa a un género musical y una danza de orígenes sudamericanos que se han popularizado en el mundo. Todo parece indicar que los márgenes del Río de la Plata, que divide a Argentina de Uruguay, y en específico los puertos de Buenos Aires y Montevideo, fueron la cuna donde una muchedumbre de culturas engendró a una de las expresiones artísticas más sui generis del planeta.


Los estudiosos concuerdan que en la primera mitad del siglo XVIII, la llegada masiva de inmigrantes italianos, polacos, brasileños y españoles, mezclados con los esclavos africanos que se traficaban por mar y adicionados con los naturales de las ciudades porteñas dio lugar a una fusión musical que combinó valses austríacos, habaneras cubanas, milongas gauchas y el fandango y el candombe de los negros. Si a eso le agregamos un conjunto simple de guitarra, violín, piano, contrabajo y añadimos un bandoneón como elemento esencial, que llegó de Alemania para 1910, se conformará esta mezcla tan interesante de ingredientes que denominamos tango.


El tango se generó en los arrabales de las ciudades porteñas, por lo que su humilde origen adicionado al que sus letras hablaban de pasiones e incluía una danza en la que las parejas bailaban fuertemente abrazadas, fueron detonantes para que la alta sociedad y la iglesia lo rechazaran y prohibieran al considerarlo vulgar por propiciar la sensualidad y el placer.


Ya en el Siglo XX, la voz y el carisma del “Zorzal Criollo”, Carlos Gardel y la imagen de Rodolfo Valentino vestido de gaucho bailando un tango en el filme “Los Cuatro Jinetes”, dieron un lanzamiento mundial al tango, lo que lo hizo popular y lo liberó de aquel estigma de vulgaridad.


Sólo faltaría que llegase a la historia del tango el compositor Astor Piazzolla, quien elevó el tango a nivel de la música clásica, vistiendo de oro y plata a aquellas notas de lamento que surgieran del más humilde de los arrabales rioplatenses.
Sugerencias no solicitadas: Volver (Carlos Gardel), Arráncame la vida (Agustín Lara), Adiós Nonino (Astor Piazzolla).

mavazna@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.