• Regístrate
Estás leyendo: El monstruo interior
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 19:18 Hoy

El monstruo interior

Publicidad
Publicidad

El 31 de julio de 2003, una mujer entró a las oficinas de la policía de New Britain, Connecticut, a reportar que su hermana de 33 años, Nilsa Arizmendi, tenía siete días de haber desaparecido.

Nilsa era adicta a la heroína, ejercía la prostitución y vivía en un motel con su novio. El caso parecía estar resuelto de antemano. Para las autoridades, el sospechoso de la desaparición era el novio.

Los uniformados fueron por él, lo detuvieron, le aplicaron la prueba del polígrafo… pero no había elementos que justificaran su retención.

Sin embargo, durante la conversación, el novio señaló que frecuentemente los visitaba un amigo llamado William Howell, al que se le vio por última vez a las 2:30 de la madrugada del 25 de julio, cuando manejaba su camioneta destartalada en compañía de Nilsa Arizmendi.

Nativo de la ciudad Hampton, en Virginia (EUA), Howell contaba en su lugar natal con antecedentes penales, sobre todo relacionados con el comercio y consumo de drogas.

Se mudó a Connecticut, donde quiso comenzar de nuevo. En su vecindario pasaba desapercibido y la gente que lo contactaba para que le hiciera algunos servicios —por ejemplo, cortar el césped— lo olvidaba rápidamente.

William Howell fue detenido y sometido a interrogatorio, pero sabía que la policía no tenía nada y que el tiempo jugaba a su favor. Solo que los peritos revisaron a detalle la camioneta del sospechoso, y bajo la alfombra hallaron evidencias de sangre correspondiente a dos mujeres.

Con esas pruebas, las autoridades judiciales tenían la posibilidad de acusar a Howell de homicidio en primer grado. El abogado defensor interpuso una petición Alford, en la que el sospechoso no admite crimen alguno, aunque reconoce que la parte acusadora tiene muchas evidencias con las que tiene posibilidades de lograr su convicción.

En agosto de 2007, un cazador que caminaba por un área boscosa detrás de una plaza comercial en New Britain, encontró osamentas que resultaron ser de tres mujeres: Joyvaline Martinez, de 24 años; Diane Cusack, de 53, y de Mary Jane Menard, de 40.

En ese momento, la policía aceptó que tenía un asesino serial en el suburbio, por lo que ofreció casi 150 mil dólares de recompensa a quien brindara información que condujera a la detención del homicida.

Para entonces, Howell llevaba cuatro años en prisión, por lo que la policía no lo incluyó siquiera como sospechoso en la investigación.

Es un hecho que los asesinos seriales disfrutan tanto de presumir como de matar. A finales de 2014, Howell conversaba con un compañero del Centro Correccional Corrigan-Radgowski, en Uncasville, al que explicó que él era responsable de la muerte de Nilsa Arizmendi, cuyo cuerpo no había sido encontrado.

Señaló que los tres cuerpos rescatados detrás del complejo comercial eran víctimas suyas. Indicó que tenía un monstruo interior, que era un “destripador enfermo” y que en el sitio mencionado había más cuerpos y sólo era necesario que la policía se aplicara para encontrarlos.

Y así fue: en abril de 2015, las autoridades rescataron cuatro cadáveres más. Uno de ellos era el de Nilsa. El resto lo integraban Melanie Ruth Camilini, de 29 años; Marilyn González, de 26; Janice Robert, de 44, y una mujer transgénero que había nacido como Danny Lee Whistnant.

Howell fue condenado a más de 300 años de prisión. Al recibir la condena lloró y pidió el perdón de las familias de las víctimas. Señaló que le hubiera gustado que lo condenaran a muerte pues padecía diabetes y tenía problemas del corazón.

“Sé lo que me espera”, indicó, “una muerte lenta y dolorosa en prisión. Espero que eso provea algo de alivio a cada una de las familias”.

operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.