• Regístrate
Estás leyendo: "El Asesino del Fin del Mundo"
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 12:20 Hoy

Vidas Ejemplares

"El Asesino del Fin del Mundo"

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

Angus Sinclair comenzó a matar a los 16 años. Su primera víctima, Catherine Reehill, de siete años, fue violada y estrangulada en la casa de su verdugo, quien, intentando despistar a las autoridades, arrojó el cuerpo de la niña por las escaleras e indicó que fue un accidente.

No hubo quien creyera la versión. Fue encontrado culpable y enviado 10 años a prisión. Para Tom Wood, “Sinclair es uno de los hombres más peligrosos que han caminado por las calles de Escocia”. Wood, quien dirigió la Operación Trinidad, que finalmente atrapó a Sinclair, señaló que el único pesar por la muerte del asesino “es por los secretos que se lleva a la tumba”.

De los 10 años que debía cumplir en prisión, Sinclair solo estuvo seis. A los 22 quedó libre. La superficie del lago parecía estar en calma; sin embargo, de acuerdo con un informe de la prisión en la que estuvo Sinclair, al que la cadena británica BBC tuvo acceso, los especialistas estaban de acuerdo en que la reinserción social de Sinclair era prácticamente imposible. Añadía: “No hay, al parecer, alguna forma de psicoterapia que beneficie su condición; constituirá un peligro de ahora en adelante. Está obsesionado con el sexo y, si se le da la mínima oportunidad, repetirá estos delitos”.

La noche del 15 de octubre de 1977, Christine Eadie y Helen Scott, de 17 años, salieron del pub World’s End (Fin del Mundo), ubicado en High Street, en la Royal Mile, en Edimburgo, Escocia. Algunos testigos indicaron que las adolescentes subieron a una camioneta Toyota Hiace. Otros señalaron que en el pub vieron a las jóvenes platicando con un par de individuos.

Al día siguiente, el cuerpo desnudo de Christine fue descubierto en una zona boscosa. El cadáver de Helen estaba a cuatro kilómetros de distancia del de Christine, también desnudo. Ambas fueron violadas antes de morir estranguladas; 27 años más adelante, después de que la policía interrogó a más de 500 sospechosos y que el Servicio de Ciencia Forense cotejó miles de muestras de ADN; el 25 de noviembre de 2004 Angus Robertson Sinclair, un hombre que vivía en Edimburgo y que era propietario de una vagoneta Toyota Hiace en la época de los asesinatos, fue detenido.

En las sesiones de interrogatorio, abundó que en 1982 cometió entre 11 y 13 ataques sexuales. Confesó el asesinato de Mary Gallacher, de 17 años, ocurrido en noviembre de 1978, en un camino cerca de una estación de trenes en Glasgow. Las autoridades siempre especularon que Sinclair había asesinado al menos a otras tres mujeres: Hilda, de 36 años; Agnes, de 23, y Anna, de 20, quienes fueron violadas, estranguladas y tiradas desnudas a la intemperie en Glasgow, en 1977.

Los interrogatorios también arrojaron que el cuñado de Sinclair, Gordon Hamilton, participó en los asesinatos de Christine y Helen. Solo que, cuando Sinclair fue arrestado, Hamilton había muerto.

¿Cuántas mujeres más mató? Eso es precisamente a lo que Tom Wood se refería cuando señaló que Sinclair se llevaba sus secretos a la tumba: el pasado 11 de marzo, El Asesino del Fin del Mundo murió a los 73 años en la prisión HMP Glenochil, en el noreste escocés, donde pasó más de la mitad de su vida.

operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.