• Regístrate
Estás leyendo: La última etapa, Veracruz: El plantel de Santos Laguna se queda corto
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 08:16 Hoy

Radio Pasillo

La última etapa, Veracruz: El plantel de Santos Laguna se queda corto

José Juan Vázquez

Publicidad
Publicidad

La última etapa del tour de la semana pasada de Santos Laguna que lo llevó al Puerto Jarocho, nos mostró que hasta para armar un equipo titular, el plantel de futbolistas se queda corto, en especial los mediocampistas, quienes no son mejores que los elementos que abren los partidos.

Los santistas comenzaron atacando con todo a los Tiburones Rojos. Ese ataque nos mostró que el mejor jugador de Veracruz es su portero Sebastián Jurado, quien le atajó un mano a mano a Diego Valdés, un disparo en los linderos del área de Marlos Moreno y otro que desvió a una mano a Arteaga.

Tras ese intenso ataque a Veracruz le bastó una llegada para anotar, cuando Jefferson Murillo mandó un balón a ras de pasto, el cual, con colaboración de Gerardo Arteaga, llegó a los pies de Bryan Carrasco para que fusilara a Jonathan Orozco.

Desde este punto, los elementos santistas empiezan a jugar de forma individual porque se dan cuenta que no cuesta trabajo llegar al área del tiburón, y es así que aparece un innecesario intento de chilena de Javier Correa en el área o un terrible disparo de Marlos Moreno a la tribuna. Para ese momento se necesitaban 10 balones en el terreno de juego, uno para cada futbolista lagunero.

Tras el gol del empate de Julio Furch al minuto 25, se agudizó el tema de las individualidades pero combinado con errores al pasar la pelota. Moreno y Brian Lozano no pueden entregar el balón a sus compañeros en forma correcta y con ventaja. 

Lo que en el segundo tiempo desembocó en un partido en el que, ambos equipos, se saltaron el medio campo, para conectar directo de la zona defensiva a los delanteros.

El segundo gol de Santos es una muestra de ese juego, con un despeje de Orozco que manejan en contragolpe Déinner Quiñones y Javier Correa. 

El desgaste del viaje de 16 horas y cuatro escalas a Nueva York de mitad de semana pasó factura. Fueron varios jugadores de Santos a los que no les alcanzó las piernas para terminar el partido.

Tras el gol de Diego Chávez, la escuadra verde y negra se salvó de perder el partido; dos intervenciones en la raya, una de Rodríguez y otra de Orozco salvaron la derrota. 

El tour de esta semana nos confirmó que Santos Laguna tiene un plantel reducido de jugadores para competir y que el problema de no tener un mediocampo competitivo se agudiza. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.