• Regístrate
Estás leyendo: Corra el riesgo
Comparte esta noticia

Cosmovisión

Corra el riesgo

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

Siempre se corre el riesgo: cuando pienso en lo que hago y también cuando no pienso. Cuando digo lo que pienso y cuando callo. Cuando tomo decisiones y cuando me las guardo. Cuando me animo y cuando me acobardo. Cuando digo la verdad y cuando miento.

Siempre se corre el riesgo: de enamorarse de quien nos corresponde y de amar a quien nunca nos ame. De cometer errores pero también aciertos. De creer que las sabemos todas como ignorar tantas otras. De tomar un camino equivocado o de creer que el nuestro es el único correcto. De creer poder siempre o creer siempre que no puedo.

Siempre corro el riesgo: cuando creo y cuando desconfío. Cuando soy feliz y cuando no puedo serlo. Cuando me permito y cuando me prohíbo. Cuando me acerco y también cuando me alejo. Cuando afirmo y cuando niego. Cuando elijo algo nuevo y cuando me aburro de lo viejo. Cuando me río de mí mismo y cuando lloro por lo ajeno. Cuando estoy atento y cuando me distraigo. Cuando conozco algo nuevo y cuando me aferro a lo que tengo. Cuando llego demasiado temprano o cuando creo que para todo es tarde.

Siempre corro el riesgo: cuando construyo y también cuando me quiebro. Cuando me castigo por un fracaso o me galardono por un éxito. Cuando me abro nuevos caminos y cuando me cierro todos.

Cuando piso firme y cuando resbalo. Cuando hiero y desestimo y cuando pido perdón y me arrepiento. Cuando recuerdo y cuando olvido. Cuando comparto todo y cuando todo me lo guardo. Cuando propongo una idea o cuando nada se me ocurre. No apuestes a lo seguro ni a lo previsible, y ve un poco más allá... ¡No dejes de correr riesgos! Autor anónimo.

Amigo lector: no lo ponga en tela de juicio; en un mundo tan competido como el nuestro lo único que garantiza el fracaso es: no correr riesgos.

Si quiere avanzar, aprenda a arriesgarse y... a asumir los riesgos. ¡Arriésguese!... Que no lo atrape la rutina ni el temor al fracaso lo venza. Deje ya su zona de confort y decídase a atrapar las oportunidades y a vivirlas plenamente.

Consienta que los riesgos son parte de la vida, que el mayor riesgo es no arriesgarse y que quien no arriesga, no hace nada, no tiene nada y no es nada. Usted, ¿qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.