• Regístrate
Estás leyendo: ¿Otra vez la marea guinda?
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 03:55 Hoy

Otro camino

¿Otra vez la marea guinda?

Joel Ortega Juárez

Publicidad
Publicidad

En este cincuentenario del 68, libertario, planetario y trágico en Tlatelolco, su mejor celebración sería el renacimiento del movimiento estudiantil. Ninguna ceremonia oficial del Estado o sus aparatos, ya fuese la cursilería de hacer una suerte de mausoleo (Renato Leduc decía que a las estatuas las cagan las palomas) o la conversión de algunos dirigentes del Consejo Nacional de Huelga (CNH), vivos o muertos, en niños héroes o peor aún repartir lana como “reparación del daño a las víctimas”; nada de eso tiene que ver con un movimiento que debe verse vitalmente y no mirando al pasado.

Es alentador el resurgimiento de la marea guinda que nació en 2014.

Inicialmente ese movimiento tomó las calles, con decenas de miles, obligó al secretario de Gobernación a dialogar en la calle, consiguió destituir a la directora autoritaria y frenó algunas medidas seudoacadémicas y obtuvo el compromiso del nuevo director de realizar un Congreso.

Errores dentro de la Asamblea General Politécnica (AGP) y una táctica dilatoria de las autoridades casi logran frustrar ese Congreso.

En noviembre de 2017 es designado por el presidente el director Mario Alberto Rodríguez Casas, eternizando la dependencia del IPN a la voluntad presidencial, por una debilidad del movimiento, que no ha sabido entender y luchar por su autonomía, recurriendo al artículo tercero constitucional.

En estos días la AGP ha vuelto a salir a las calles, consiguió ser recibida por el secretario general sin concretar ningún acuerdo, tanto en la reanudación de los trabajos para el Congreso como dar solución a la demanda de claridad en los procedimientos para el cambio de carrera. Al no cumplir y tras varias marchas, el 19 de febrero toman la dirección general sin que se suspendan las clases en ninguna escuela.

Las autoridades han adoptado un línea de desprestigiar a los estudiantes, publicando desplegados en muchas planas de los periódicos y en los propios medios del IPN, donde distorsionan los hechos y acusan a los estudiantes de obstruir las labores académicas. Con un lenguaje cercano al del autoritarismo diazordacista amenazan a los estudiantes.

La marea guinda está comenzando a crecer, el 68 revive en ellos. Huélum.

joelortegajuarez@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.