• Regístrate
Estás leyendo: Faltan más Gustavitos en el país
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 05:02 Hoy

Empatía Popular

Faltan más Gustavitos en el país

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

Honor a quien honor merece: el niño Gustavo Antonio García Salazar llegó a Tampico con la copa en alto, luego de ganar el campeonato de cálculo mental en Malasia.

En el aeropuerto ya lo esperaban sus amigos y familiares, ansiosos por felicitar a este pequeño genio de seis años quien, a su corta edad, es un ejemplo a nivel nacional.

Globos, dulces, regalos y carteles de bienvenida aguardaban a Gustavo, quien anhela con convertirse en un científico o maestro.

Es el empeño y las ganas que ha demostrado este pequeño tampiqueño lo que lo motivaron a llegar tan lejos, literal, hasta Malasia; y que además, antes de partir, le prometió a su madre que regresaría con el primer lugar, y así fue.

Es un trabajo de equipo, entre Gustavito, sus padres y los maestros de vocación que han ayudado al niño a lograr esta meta, la cual fue reconocida incluso por el Presidente de la República Enrique Peña Nieto, el gobernador de Tamaulipas Francisco García Cabeza de Vaca y la misma alcaldesa de Tampico Magdalena Peraza.

Y así, ayer por la tarde llegó el avión procedente de Houston a Tampico, donde poco después de las 8:00 de la noche Gustavito salió a la zona de recepción, al mismo tiempo que empezaron las porras, los gritos, los chiflidos y aplausos que provocaron una enorme sonrisa en el niño y su padre, que parece que no sintieron las más de 14 horas de vuelo.

Los primeros en apapacharlo fueron sus amiguitos, quienes a su corta edad también dijeron sentirse orgullosos.

Su madre se fundió en besos y abrazos con su pequeño, quien le dijo que en casa ya lo esperaba otra cálida reunión. Muy tímido pero con energía, las palabras de Gustavito resonaron entre los presentes: “El triunfo se lo dedico a México, a Tamaulipas y a Tampico”.

A este recibimiento no llegaron funcionarios de Educación local ni estatal; la alcaldesa Magdalena Peraza alcanzó a llegar en medio de las felicitaciones al niño.

Y es que hacen falta más Gustavitos en este país, y es desde casa donde empiezan los primeros pasos para forjar grandes mentes como las de este niño.

Luego es responsabilidad de padres y maestros, de los mismos funcionarios de Educación ausentes (no es pretexto que digan que no sabían cuándo regresaba el niño, pues debieron darle seguimiento en todo momento).

Enhorabuena, Gustavito; este triunfo es tuyo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.