• Regístrate
Estás leyendo: Imposible cuantificar ingresos por apuestas
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 15:06 Hoy

Estira y afloja

Imposible cuantificar ingresos por apuestas

J. Jesús Rangel M.

Publicidad
Publicidad

Resulta que no es posible conocer todos los ingresos que se obtienen por las operaciones de juegos con apuesta y sorteos en México. Y como no hay una política pública sobre esta industria del entretenimiento, no se pueden determinar los costos-beneficios en términos reales.

Es una de las conclusiones a que llegaron Ezequiel González y Gabriela Ríos, del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en su investigación del marco normativo y tributario de los juegos de apuesta que se presentó ayer.

Es inaceptable que las secretarías de Gobernación y de Hacienda no tengan clara una política sobre el tema, que sea transparente y abierta para cualquiera que tenga interés en saber sobre este negocio.

Ríos Granados destaca que “es imposible hacer la sumatoria de todos los ingresos que se obtienen entre la Federación, las entidades federativas y los municipios” sobre juegos de apuesta porque no se pueden desagregar los datos obtenidos por ISR, y porque “en muchas entidades federativas no existe información disponible en sus respectiva páginas de internet”.

En cuanto al IEPS, sí hay cifras desagregadas y ahí se puede determinar que la recaudación en 2010 fue la más alta, con 3 mil 407 millones de pesos, y que en 2015 disminuyó a 2 mil 188 millones. “Este impuesto es directo y no permite la repercusión del mismo al jugador o apostador, y no se distribuye a las entidades federativas mediante participaciones”.

Los autores estimaron que Yucatán, Jalisco, Sonora, Estado de México y Chihuahua fueron las entidades federativas que más recaudaron en 2014 por concepto de loterías, rifas, sorteos y juegos permitidos.

En ese año, Yucatán obtuvo 150.3 millones de pesos, 7.2 veces más que en 2007; la cifra representó 86 por ciento de los ingresos por impuestos a la producción, el consumo y las transacciones.

Otro elemento descubierto por González y Ríos es que en México no existe un mandato legal para que estos juegos que se desarrollan a través de máquinas, portales de juegos online o algún otro tipo de tecnología se someta a procesos de certificación. “La certificación de las máquinas de apuestas y de los portales de juegos se realiza a través de regulaciones técnicas cuya aplicación es voluntaria, es decir, mediante normas mexicanas que carecen de obligatoriedad”.

Hay mucho descuido de la autoridad sobre este tema. La regulación deja mucho que desear y en materia tributaria “hay un enjambre” de disposiciones que han generado doble o triple tributación.

¿Cuándo arreglarán el asunto?

jesus.rangel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.