• Regístrate
Estás leyendo: El actual dolor de México y la indiferencia
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 16:33 Hoy

Areópago

El actual dolor de México y la indiferencia

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

Al finalizar la semana anterior y principios de la presente, el México de nuestras preocupaciones y ocupaciones, se nos presentó muy averiado, sobre todo en el sureste: bloqueos abundantes de carreteras por cuenta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación; ocho muertos con ocasión de aquellos disturbios; la Iglesia Católica proporcionando primeros auxilios y albergues en sus instalaciones parroquiales a los perseguidos por las diversas policías de Estado; la determinación de la Secretaría de Educación Pública que señala no se sentará al diálogo para discutir la reforma educativa, pero ya en estos días últimos se ha flexibilizado un poco. Se añade la conflictiva disputa por los posibles matrimonios igualitarios, donde falazmente se dice que son de vanguardia los que lo apoyan y de retroceso los que están en contra. No les dice mucho el que en el panorama mundial sólo once Estados apoyan el llamado matrimonio igualitario y los demás, no.

En el pasado mes de febrero, el secretario de Educación Pública, recibió un escrito firmado por 300 especialistas en educación, bien fundamentado, en el que piden al Estado mexicano el debate sobre educación, que no se les haga tan fácil mandar al estercolero de los delincuentes, a los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. Que admitan la responsabilidad de los que ganan la calle en su protesta porque antes de que salieran a intranquilizar las ciudades, las autoridades de dependencias, debieron prever y enfrentar la problemática para ir a las causas de las protestas.

Pero los profesionales del garrote, hoy ya no tan fácil pueden dialogar, puesto que sus interlocutores ya están llenos de dolor. Hablan de represión, encarcelamientos, muertos. Los excesos se han dado de uno y de otro lado. Ya no es tan fácil de hablar del cumplimiento irrestricto de la ley, cuando la lay es violada por unos y otros y las cárceles tienen algunos maestros presos, a manera de rehenes. En este dolor de México, ya cuesta mucho dialogar porque se llega con la cara dura y llena de vergüenza, y no tan fácil se le puede decir que sea legal al que se le ve como oponente, que se piensa que mejor sería eliminarlo. La razón por la que se ve necesaria una comisión intermediadora, está en que las diferentes posiciones se ahondaron y ya hasta hay que pedirles a los interlocutores, expresiones moderadas por el juicio para construir la paz. El garrote y la cárcel, intimidan y nomás. No doblan. La indiferencia y la desinformación tienen un fuerte contrapeso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.