• Regístrate
Estás leyendo: “Detente de estar continuamente en cartelera”
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 19:21 Hoy

Areópago

“Detente de estar continuamente en cartelera”

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

“Detente” de estar continuamente en “cartelera”, advierte el Papa Francisco en el Miércoles de Ceniza para hablar de las tentaciones modernas que acosan al hombre de nuestros días, tanto el que se ve necesitado por la excesiva publicidad, fomentado en parte por las encuestas, como por un público, en parte superficial, que alaba lo que aparece y suena, y que ambos tienen la enfermedad espiritual que olvida la necesidad de reflexión y diálogo consigo mismo y con los demás, para ir a las causas profundas de los acontecimientos y lo que pasa en las personas.

Dejémonos de pensar que lo anterior se refiere exclusivamente a un hecho interior, espiritual. Se trata de hechos que tienen repercusiones sociales, como lo estamos observando, atónitos, con el joven que en Maiami, con arma de buena factura, se despachó para el otro mundo a 17 alumnos, y que el entelerido presidente Trump, no quiere promover una ley de control de armas, dizque porque los fabricantes de tales artefactos de muerte, le ayudaron económicamente en su campaña. Sus declaraciones sobre este acontecimiento son calificadas por él mismo, como de un super sabio, que da consejos de buen vivir, pero no lucha por el bien común de su país.

Lo que acontece del otro lado de nuestras fronteras, también se da de “acá de este lado”, como dice la canción. No faltan políticos y no políticos, que buscan las páginas de los periódicos como un santuario de consuelo frente a posibles olvidos del pueblo. Aunque cueste pero que se vea y oiga. Cualquiera aconsejaría que se les deje, porque es su gusto, su honda, su gozo. Ojalá sólo eso fuera, pero la vanidad es un pecado social que de alguna manera la paga el pueblo.

La Cuaresma es un tiempo histórico rico, que ayuda a desenmascarar tentaciones: vanidades, dejadeces, descuidos también en lo religioso; preferencias por lo superficial, por lo que no deja espacio para la reflexión el conocimiento de sí mismo y el conocimiento de las grandes tendencias consumistas de nuestra sociedad, que catalogan al ser humano por su capacidad de consumo y por su refinación de gusto por las ofertas que muestra la mercadotecnia tan avasallante. Políticamente pasamos por días difíciles de entender, llamado “entre campañas”, que nos pueden servir para pensar que algo tiene que cambiar en nuestro modo de pensar y de querer, para que produzcamos un voto verdaderamente transformador.


jesus_delatorre@live.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.