• Regístrate
Estás leyendo: Ley de Desarrollo Urbano: lección mortal
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 19:10 Hoy

Panóptico

Ley de Desarrollo Urbano: lección mortal

Javier Sepúlveda

Publicidad
Publicidad

Mientras los diputados locales discutían la aprobación en comisiones de la Ley de Desarrollo Urbano el pasado miércoles, en la obra suspendida de lo que sería la Torre Vía, en una lateral de la avenida Lázaro Cárdenas, la tierra se colapsaba.

En el proyecto de 24 pisos, autorizado en septiembre de 2015 por el Municipio de Monterrey, se contemplaba un estacionamiento subterráneo, cuatro niveles de espacios comerciales y los restantes 20 pisos serían para oficinas y departamentos.

Los muros de contención cedieron y el derrumbe arrastró consigo cuatro viviendas de las que habían sido desalojadas por Protección Civil municipal, pero en una de ellas, extrañamente se encontraban sus propietarios: una pareja y su empleada doméstica.

Es fácil aventurar juicios con el argumento de que, detrás de esta tragedia, hay una historia de corrupción, que tradicionalmente apunta al lado oficial, olvidando que para la existencia de un corrupto, se requiere un corruptor.

Si esto fue así, hay que acusar a las dos partes del acto corrupto: al funcionario solapador que recibió dinero a cambio de un permiso para un proyecto mal diseñado y riesgoso, pero también al constructor.

La segunda posibilidad es que los constructores hayan omitido, por razones de costos o de ignorancia, o de ambas, los procedimientos técnicos para evitar lo que ya pasó: un derrumbe con saldo mortal y daños materiales aún incalculables.

Mientras una mujer sigue sepultada en los escombros de lo que fueron casas con valor estimado en ocho millones de pesos cada una, incluida la suya, los diputados locales pretenden que la Ley de Desarrollo Urbano no sea condicionada o vetada por el Poder Ejecutivo.

El retardo, se dice, estriba en que contiene un apartado que incluye severas penas, incluida la cárcel, para los constructores que cometan omisiones, negligencias o excesos que violenten o excedan lo estipulado en los permisos de construcción.

¿O cuántos muertos y derrumbes más se necesitan para aprobar y promulgar una ley que ya es urgente?

javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.