• Regístrate
Estás leyendo: Licitación radio: ver a futuro
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 05:15 Hoy

Antena

Licitación radio: ver a futuro

Javier Orozco Gómez

Publicidad
Publicidad

El Instituto Federal de Telecomunicaciones ha publicado las bases de licitación para 257 frecuencias de radio comerciales (191 en FM y 66 en AM); ahora es cuestión de medir, a través de la demanda, qué tanto interés hay en el mercado.

Más allá de la entrada o no de nuevos competidores, la situación de la radio tiene que verse a futuro e integralmente, con el fin de hacer viable este medio de comunicación.

Un punto medular a considerar es la transición a la radio digital, pues aunque las bases de licitación den la opción de transmitir de manera híbrida (analógico o digital), difícilmente encontramos aparatos receptores, solo algunos modelos de automóviles de lujo captan señal digital.

De ahí que, como complemento a las licitaciones, tiene que haber políticas públicas que impulsen la fabricación de receptores de radio digital, o bien, como lo está haciendo la Comisión Federal de Telecomunicaciones en EU, acordar con los fabricantes de celulares la implementación del chip para sintonizar la radio FM desde el teléfono móvil, ya que solo en autos en dicho país que tengan radio Pionner y Alpine sintonizan señal digital. Por ello, la radio satelital (Sirius) ha ganado terreno.

Otro ejemplo es Canadá, donde con la campaña online Liberen la radio en mi teléfono, se presiona a empresas de telecomunicaciones y fabricantes para poner en funcionamiento la radio en teléfonos celulares; y, además, se da a conocer que la mayoría de los teléfonos inteligentes Android tiene un receptor de FM integrado que no necesita wifi para funcionar.

En síntesis: no es solo licitar por licitar, sino tener visión a futuro para que resulte viable, rentable y duradera la decisión adoptada.

jogomez18@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.