• Regístrate
Estás leyendo: Austeridad con burocracia judicial dorada
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 21:35 Hoy

Columna de Javier Hurtado

Austeridad con burocracia judicial dorada

Javier Hurtado

Publicidad
Publicidad

Con el argumento de la austeridad y hacer más efectivo el combate a la corrupción, el senador, Ricardo Monreal, presentó una iniciativa para aumentar de 11 a 16 el número de ministros de la SCJN, y no proceder así a designar a los 18 magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA).

Dice el senador Monreal, y dice bien, que “el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) no funcionó, es una iniciativa con mucha burocracia. Hubo una gran expectativa. Lo cierto es que no funcionó, no ha funcionado [y ni funcionará, como dijo don Teofilito] (…) ya no necesitamos más burocracia judicial”. En lo que no se coincide es que para eliminar esa “burocracia judicial”, se cree una burocracia dorada con cinco nuevos ministros de la Corte. Un magistrado del TFJA tiene una asignada una remuneración de 192 mil 008 pesos que corresponde al 49 por ciento del sueldo de un ministro de la SCJN. ¿Cuál ahorro?

El senador zacatecano y su partido, en vez de caer en una lógica ‘centavera’, deberían pensar en cosas de fondo, como lo es el procedimiento de designación de los integrantes de la SCJN. Como se recordará, en lo que va del periodo del actual Presidente de la República, ya se han designado dos nuevos ministros de ese alto Tribunal, siendo uno de ellos la esposa del constructor preferido de López Obrador. ¿Y los conflictos de interés qué? Otra prueba más de que no sirve el SNA.

En 1824, los integrantes del Suprema Corte se designaban por las Legislaturas de los Estados en un solo día, y los que reuniesen más de la mitad de los votos del número total de Legislaturas Locales resultaban nombrados por la Cámara de Diputados, sin mayor trámite. En 1857, su elección era indirecta en primer grado. En 1917, eran electos por el Congreso de la Unión siendo propuestos, uno por cada Legislatura de los Estados. A partir de 1928, es el Presidente de la República el que los propone al Senado, siendo electos por mayoría absoluta hasta 1994; y, a partir de ahí, presenta una terna de la que uno es nombrado por mayoría calificada.

El objetivo de fondo de la propuesta de Monreal es tener el control absoluto en la SCJN para que el Presidente quede blindado de las acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales que se interpongan en su contra, afectando el equilibrio de Poderes y abriendo la puerta a la reelección de López Obrador.

En vez de crear una Sala anticorrupción, más bien debería de crearse una Sala Constitucional que mucha falta hace; y revisar la conveniencia de volver al procedimiento de designación previsto en la Constitución de 1824, lo que además vendría a fortalecer el federalismo y le quitaría el carácter centralizado y de apéndice del Ejecutivo Federal que actualmente tiene la SCJN. Por cierto, ¿y la Oposición?: Bien, gracias….

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.