• Regístrate
Estás leyendo: Ya sé lo que hiciste la contingencia pasada
Comparte esta noticia
Domingo , 19.05.2019 / 14:08 Hoy

Política cero

Ya sé lo que hiciste la contingencia pasada

Jairo Calixto Albarrán

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Contra quienes nada les parece nada más porque no les parece que se le ocurra a AMLO (a mí me haría muy feliz que el presidente Peje declarara que le encantan las películas de Eugenio Derbez para que los chalecos amarillentos se le fueran encima, o que dejara en claro que lo suyo es el reguetón para que sus bots hackearan a Maluma, o que se declarara fanático del América para que se armaran marchas del KKK en Coapa, o que un día dijera que creen en la bondad del PAN para que se acabara de autodeglutir, por ejemplo), estoy a favor del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado. Aunque el nombre es un poquito anticlimático —se podría llamar algo así como “Todos unidos contra la Loca Academia de Javidús”—, no parece mala idea que todos aquellos que han atracado a la patria en vilo, ya sea desde el servicio público o desde el crimen más organizado que ese, les sean incautados sus bienes para el gozo del pueblo bueno.

Siempre he soñado con una mansión art-nacó con vista al mar y el minibar lleno de Bucanas con unos posters de El señor de los cielos. Y quién no querría que los ranchos con presa integrada como los del padrote Padrés se convirtieran en balnearios gratis, sobre todo en época de sequía. Incluso se me ocurre que no todo tendría que estar relacionado con las posesiones; por ejemplo, Alex Gutiérrez, mano derecha de mi hoy ya muy tristemente olvidado Don Beltrone, y tapadera, digo, amigo de Duarte, podría dar cursos de cómo birlarse millones de pesos por peculado, ser apoyado y al final ser condenado a pagar 35 mil pesos mientras te la pasas bomba haciendo chistes colorados del góber de Chihuahua.

Incluso Mario Balín, digo Marín, mi góber precioso, podría dar cursos propedéuticos de cómo ser el héroe de esta película, papá, con especialidad en tortura y acoso, y aún así estar a un tris de librarla.

Bueno, hasta los que se oponen a este instituto deben reconocer que les gustaría que les tocara una de esas trocas del Chapo, los portafolios de Bejarano, los videos de Ahumada, las empresas fantasma que ya sabemos que no son de Chayito Robles y cosas por el estilo.

En lo particular yo votaría por visitas guiadas por la casa blanca y el Fobaproa. Todo al ritmo de “Esa contingencia, que no me deja verte, debe caer en nombre de Tláloc”.

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.