• Regístrate
Estás leyendo: ¡Tláloc, Tláloc, Tláloc, Tláloc!
Comparte esta noticia

Política cero

¡Tláloc, Tláloc, Tláloc, Tláloc!

Jairo Calixto Albarrán

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

De la misma manera en que sin temor de Dios ni de las advertencias sobre las partículas 2.5 que parecen haber sido creadas en los laboratorios de enfermedades diabólicas de AMLO (e incentivadas por la orden que seguramente les dio Claudia Sheinbaum a todos sus funcionarios para salir a hacer fogatas, quemar bombones y fumar cigarrillos cual chacuacos), decenas de corredores, basquetbolistas y jugadores de tenis han salido a hacer sus calistenias y trotes, estiramientos y rutinas, los chicos de la CNTE salieron a la calle a manifestarse a pesar de que tendrían que haberse guardado a mejores condiciones climáticas para protestar contra una reforma educativa que tristemente no les permite hacer lo que hizo la maestra Gordillo en el SNTE, lástima.

Sin embargo, igual que los deportistas que creen que son retornables y prefieren seguir entrenando en vez de ponerse como Osorio Chong, que en su alegato contra los imecas se puso peor que Markito Cortés cuando se reveló que le pagan como pachá para acabar con su plan de acabar con lo que queda del PAN (él y su banda son como Los Chuchos del PeRDeré), los chicos de la CNTE tienen una voluntad muy particular, una porfía que va más allá de cierto sentido de la lógica y la ubicación histórica. Por alguna razón no suficientemente estudiada creen que todavía están en el sexenio pasado y que siguen lidiando con el Nuño Artillero, atrapados quizá en una pesadilla de Stephen King.

Pero lo importante es que tienen músculos y un sentido muy acendrado del lucha, lucha, no dejes de luchar. Así, con esos ímpetus que no son suficientemente comprendidos (más cuando los fifís y opositores les aplauden por criticar a la cuarta transformeichon), los chicos de la CNTE deberían de dedicar un poco de sus esfuerzos para apoyar a sus compañeros en el magisterio que en Guerrero y Oaxaca me los están secuestrando, extorsionando y asustando grupos criminales hijos de repepín chamaco.

No me los abandonen, no sean gachos, así como no nos abandonó Tláloc a la hora buena y salió matar partículas 2.5. Claro, ahora ya se están quejando de que el agua moja, no mamar.

Lo bueno es que ya regresó Ricky Riquín Canayín (sin hacer yoga) y habrán naves industriales para todos... ¡¡¡Síii queee síii!!!

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.