• Regístrate
Estás leyendo: Sin PRI no podré vivir jamás
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 02:02 Hoy

Política cero

Sin PRI no podré vivir jamás

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Hay que saber valorar el aplomo de hombre de verdad con el que César Duarte afrontó los desmanes que algunos vándalos armaron en el Palacio de Gobierno de Chihuahua, donde ha dejado una impronta prácticamente insuperable. En lugar de ponerse como su tocayo de apellido que a la menor provocación se pone cual tlacuache en tachas, admirable como es, de inmediato le echó la culpa al señor Corral —gobernador en ciernes de la entidad por las vías tristes de una elección donde la gente demostró que no supo valorar al PRI—, alegando que el panista de ultraizquierda fue el operador de tan grosera situación, como si no fuera ya suficientemente sórdida su promesa no de adorarle, sino de arrojarlo sin piedad a una húmeda y fría mazmorra solo por despacharse con la cuchara grande.

Y es que el góber Duarte no está acostumbrado más que a loas y panegíricos después de una administración tan impecable donde se generó tal derrama económica que hasta pudo tener su propio banco de la ilusión y quién sabe cuántas merecidísimas casas blancas. Con él vino la paz y antiguos problemas como el de las muertas de Juárez prácticamente se olvidaron, aunque haya quienes, desde su resentimiento, todavía se atreven a exigir que todavía se resuelva.

Como quiera que sea, tengo la impresión de que si no fuera porque en una de esas Corral manda a que lo agarren los sheriffs al estilo americano (y más vale que al igual que Yunes cumpla su promesa de campaña de apañar al antecesor, no solo porque de lo contrario tendrá por los menos un sexenio sin orgasmo, sino porque los pueblos enchidos de rencor los van a llevar a la picota, por eso la Pavlovich busca la manera de darle crank al padrote Padrés), el enorme César Duarte sería el más lógico sucesor de don Beltrone en la presidencia del PRI.

Él o el nada grato de Graco Ramírez, que con más delay que la respuesta del licenciado a la tragedia oaxaqueña, ya hizo su llamado a la concordia y la pacificación solo para no ser menos que el Nuño Artillero, que ahora trae el disfraz de Gandhi, como indica la moda nada casual del momento.

También podrían revivir a Murillo Karam, que ya debe estar más descansado... Ah, pero como a la boyante compañía constructora de sus hijos le encontraron 43 contratos dudosos, quizá no pueda. ¿Por qué le seguirá ese número mágico?

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.