• Regístrate
Estás leyendo: ¡No, Tatiana, no lo hagas!
Comparte esta noticia
Domingo , 19.05.2019 / 18:33 Hoy

Política cero

¡No, Tatiana, no lo hagas!

Jairo Calixto Albarrán

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Estaba reflexionando sesudamente sobre si los gobernadores que tanto se han quejado de los abucheos y que casi ven un compló en cada trompetilla, tomando en cuenta sus logros de gobierno, realmente no es un protocolo como afirma el góber de Colima que es un pequeño desastre, sino que se lo merecen. Digo, no podemos descartar tal cosa. Bueno, el góber Corral, al que no podemos acusar de ser la eficiencia encarnada, anunció que nunca más se va a juntar con Andrej Manué para que no le chiflen. A lo mejor extraña los tiempos en que hasta Eruviel, en su calidad de virrey plenipotenciario, era ovacionado por el público conocedor.

Digo, a lo mejor no estaría mal que los gobers, en vez de llamar a los cascos azules, lleven sus propias porras y armen un torneo de abucheos.

Pero bueno, en esas estaba cuando me di cuenta de que doña Tatiana Clouthier está por cometer una canallada: sin piedad va a buscar la manera de reducir el financiamiento a los partidos políticos hasta en un 50 por ciento, o sea, ¿es lo menos?, digo, no se vale. Por Dios, si de por sí el PRI está en la chilla (aunque por los servicios prestados, los de Standars & Poor’s y JP Morgan ahora mismo le pondría una estrellita en la frente), acabará malbaratando la estatua de don Plutarco y el busto de Colosio. Y qué será del PAN, al que no le alcanzará para producir esos magníficos montajes donde Markito Cortés se siente el Guaidó blanquiazul. Sin olvidarnos de la pedacería partidista que terminaría más amolada que el Real Madrid luego de ser aplastado por el Ajax. Y lo peor, los chorrocientos partidos que esperan una oportunidad para hacer negocio, digo para hacer política, se van a quedar con un palmo de narices; pienso en la pobre Margarita Zavala, que está tan ilusionada por ser la señora presidenta de un país de fotocopias, o el ChikiliQuadri que no ceja en su empeño en desaparecer del territorio mexicano a Chiapas y a Oaxaca para que dejen de ser el lastre que le impide a la nación acceder al primer mundo, una noble aspiración que solo compite con el mítico quinto partido.

¿Será posible que nos quedemos sin partidos, y de ser así, cómo nos vamos a entretener?

No, Tatiana, no lo hagas, la vida y obra de los partidos son nuestro Netflix.

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.