• Regístrate
Estás leyendo: “No mames, no mames”
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 08:41 Hoy

Política cero

“No mames, no mames”

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Es lo primero que dijo la admirada y querida Yalitza Aparicio al momento de enterarse de que había sido nominada al Oscar en la categoría de Mejor Actriz, algo que generó un entusiasmo desmedido pero también comentarios de la más baja estofa. Una cosa bastante repugnante, como si el trabajo de Yalitza en Roma no fuera profundo y complejo. Hay momentos en los que, tristemente, sacamos a pasear en las redes sociales nuestra peores dispepsias mentales. Yalitza es un hallazgo actoral y no un arquetipo para hacer sociología barata. El único meme que encontré que no era ni clasista ni pendejo es uno donde se ve a todas nuestras campeonas en el otro lado (Ana de la Reguera, Kate del Castillo y Karla Souza) con una frase “Triunfaremos en Hollywood”, mientras abajo se ve a Yalitza sonriente en la pasarela de los Golden Globes diciendo: “OILAAAAAAAAS!”.

Esta afrenta solo puede ser comparada con el malestar que ha producido entre los habitantes de Tlahuelilpan las opiniones de aquellos que los acusan de ignorantes, rateros, huachicoleros, muertos de hambre y que se merecían morir quemados, según ha dicho el presidente municipal de la localidad, Juan Pedro Cruz Díaz. Y para atajar el malsano comentario insidioso del hijo de Jelipillo que se resguarda en el Twitter bajo el nombre de @Tumbaburros, afirma que no están buscando ninguna indemnización, que lo que quieren es respeto, que se sienten ofendidos.

En cambio, no veo a nadie buleando a los de Odebrecht, que han repartido cochinos a diestros y siniestros y a los que nadie puede acusar de ser hermanita de la caridad, ahora que ha señalado a varios personajes ligados a Pemex, entre ellos un par de ex directores (el concuño de Salinas, González Anaya, y el tal Treviño, además de Arely Gómez cuando era procuradora) por impedir el ejercicio de la justicia. O sea, ellos quieren que los castiguen por trácalas, pero también a aquellos que les cobraron el diezmo millonario, y nomás no los dejan porque, dicen, pervive la impunidad peñista.

Lo curioso es que los de Odebrecht no incluyen a Lozoya Lozoyita, en su lista negra.

“No mames, no mames”, diría Yalitza.

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.