• Regístrate
Estás leyendo: ¡Me dueles, México!
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 04:18 Hoy

Política cero

¡Me dueles, México!

Jairo Calixto Albarrán

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Pertenezco a una generación que se educó con el Inspector de La Pantera rosa, insistiéndole cual obseso al Sargento Dodo que diga OUI y no SÍ. Eso, supongo, que me da derecho a poner en mi avatar de Twitter, primero, lo que se me dé la gana y, segundo, una selfi frente a Notre-Dame con una Luna esplendorosa derramando su luz sobre una catedral que años más tarde caería derrotada por el fuego. Así que me viene valiendo gorro el ejército de resentidos que esto les molesta señalándote por apátrida y mamón. Bueno, lo segundo sí me parece el argumento más válido, mientras que para darle gusto a los que enarbolan la primera línea de pensamiento les diré que para la otra voy a poner una foto de mi insólita persona vestida de tehuana para darles gusto.

Digo, hay quien tiene por avatares cosas que sí los deberían llevar a una corte marcial y nadie dice nada: frases de Paulo Coelho, escudos del Cruz Azul y el América, fotos junto a la Cabeza de Juárez, selfis con Paquita la del Barrio o Jorge Ramos (que no es lo mismo, pero es igual), autorretratos que están más photoshopeados que las de Jeans. Las peores donde se retratan con Los Chuchos perredistas.

Digo, ojalá sacaran sus avatares con el Góber Precioso, Mario Marín, que ya balín, y Kamel Nacif, el héroe de esta película de torturas contra Lydia Cacho, que ahora serán correteados por la autoridad por haberse manchado de fea marea con tintes feminicidas sobre la autora de Los demonios del Edén.

La clase de melodrama ranchero, lo de los avatares de Notre-Dame, que solo se puede comparar con las críticas a los chicos de la prensa que luego del “ya saben lo que les pasa” de Amlove, se pusieron razonablemente paranoicos y casi querían que intervinieran los Cascos Azules para salvarlos. Por supuesto, casi que nos sentimos perseguidos por Kamel y su banda de adictos a la estimulación temprana según El Padrote Maciel. De veras, ni en los tiempos de Díaz Ordaz, Echeverría, Jolopo, De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y mi licenciado Peña el gremio se sintió tan, pero tan perseguido, presionado, humillado, chamaqueado como ahora. Es tan terrible el asunto que todas las mañanas puedes debatir con el Presidente y cuestionar cada paso que da. ¡Habrase visto! ¡Qué insulto!

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.